jueves, 30 de julio de 2015

La Sirena, la dama híbrida y su canto de muerte


Luego de pasar por el Hades, Ulises volvió a Eea donde Circe les advirtió sobre los futuros infortunios que iban a sufrir los navegantes “Ya estáis, pues, al final del primer viaje. (..) Tendréis que pasar primero cerca de las Sirenas, que encantan a cuantos hombres se les acercan. ¡Loco será quien se detenga a escuchar sus cánticos, pues nunca festejarán su mujer y sus hijos su regreso al hogar! Las Sirenas lo encantarán con sus frescas voces. La pradera en donde habitan tiene a su alrededor una orilla blanqueada por los huesos de los hombres cuyas carnes se pudrieron...¡Pasa sin detenerte después de taponar con blanda cera las orejas de tus compañeros! ¡Que ni uno solo las oiga! Tu solo en la nave puedes oírlas si quieres, pero con los pies y las manos atadas y en pie sobre la carlinga, hazte amarrar al mástil para saborear el placer de oír su canción!”
 “Pero Ulises, por así decir, no oyó su silencio: el creyó que cantaban, sólo que él estaba protegido contra su canto”. Franz Kafka, El Silencio de las Sirenas.
El vuelo se asocia con la luz y las aguas son su contrapartida líquida. Volar o sumergirse por debajo de las aguas es, en cualquier caso, pasar a reinos distintos y desconocidos. El mar es el reino del inconsciente y de lo no diferenciado y alberga criaturas extrañas.
El tesoro descansa en la profundidad del agua. Quien mira en el agua ve sin duda su propia imagen, pero por detrás surgen pronto seres vivientes. Son seres auáticos de un tipo especial. A veces cae en la red del pescador una sirena, un pez femenino, semihumano.
Las sirenas y las ondinas son el estadio aún instintivo que precede a ese ser femenino llamado anima.
Medio le arrastró ella
medio se tiró él
y no se le vio más...

 Para Freud, la sirena es un símbolo que expresa el conflicto, la ambivalencia, la dualidad de las fuerzas opuestas del inconsciente. Tal es el sentido psicoanalítico del mito, al que la misma Polly alude cuando habla de la perversión polimórfica, en tanto abanico de posibilidades de tendencias sexo-afectivas  que la sociedad reprime en los adultos
Carl G. Jung  por su parte, sugiere que de la fusión de estas dos entidades biológicamente diferentes surgen fuerzas sobrenaturales, la expresión de lo que está más allá de las dimensiones del tiempo y el espacio, algo que se encuentra oculto en el inconsciente colectivo.
Los antropólogos que suscriben el parentesco de las sirenas con el más allá plantean una teoría: en paralelo con arquetipos de otras mitologías, quizá estos seres fueran inicialmente genios que guardaban el paso hacia las Puertas de la Muerte. Puertas que muy bien podrían estar simbólicamente emparentadas con el paso de Escila y Caribdis, al que las sirenas están próximas en los cantos homéricos. Eurípides, en una estrofa del coro de Helena (verso 168) las llama παρθηνικοι κοραι parthenikoi korai, ‘jóvenes doncellas’; en este fragmento se apoyan Laurence Kahn-Lyotard y Nicole Loraux para incluirlas dentro de las figuras del Más Allá, identificándolas con las cantoras de las Islas de los Bienaventurados descritas por Platón.
La sirena representa el llamado a la inspiración. La dama híbrida representa el sueño creador, estas sirenas representan asimismo las renovaciones del alma. La sirena que arrastran consigo a los que la aman, suele matarlos o enloquecerlos. Pero también transbordarlo a otra dimensión. En las borrascas la sirenas se lleva a las honduras a los hombres que la atraen. Intenta llevarlos a su propia dimensión, hacerlos parecidos a ella.


 las sirenas, seres mitológicos portadores de sabiduría y de muerte y una de las representaciones de lo oscuro femenino o del aspecto destructivo del inconsciente: “conocemos todo”, cantan las sirenas ofreciendo al hombre “el regalo de la memoria y del conocimiento trascendente del mundo arquetipal
Que es la melopea seductora de las Sirenas, en el
fondo, sino un canto de muerte, una invitación a reposar para siempre en la isIa florida de la no existencia,
en la soleada pradera de la disolucion"











No hay comentarios:

Publicar un comentario