jueves, 12 de marzo de 2015

Y ví dos ríos de fuego, y la luz del fuego brillaba como el jacinto, y caí sobre mi rostro ante el Señor de los Espíritus.
El ángel Michael, uno de los jefes de los ángeles, me tomó de la mano derecha y me levantó y me llevó donde están todos los secretos, y me enseñó todos los secretos de misericordia, y me enseñó todos los secretos de justicia; y él me enseñó todos los secretos de los extremos del cielo, y todos los depósitos de las estrellas y de todas las luces, por dónde nacen en presencia de los santos."
Libro de Enoch - Cap. LXXI

No hay comentarios:

Publicar un comentario