jueves, 22 de enero de 2015

El uso de las muñecas de vudú en Nueva Orleans



El uso de las muñecas de vudú en Nueva Orleans  alcanzó su punto máximo durante el reinado de la famosa María Laveau, la reina del vudú de Nueva Orleans. Las muñecas  vudú se crean como , una forma de magia talismán a la que llaman gris gris, La palabra significa  que se encuentra entre blanco y negro en referencia a un objeto ritual preparado, como una muñeca o una pequeña bolsa de tela llena de ingredientes mágicos, así como el hecho de trabajar un hechizo o encanto sobre estas. Tradicionalmente, las muñecas vudú se crean para representan a una deidad o como el habitaculo  de un espíritu. A pesar de que son más comúnmente representados como objetos de venganza, Aproximadamente el 90% de la utilización de muñecos vudú en Nueva Orleans se centra en la curación, encontrar el amor verdadero, o para encontrar  guia y protección espiritual. Hoy en día podemos encontrar muchas de estas muñecas vudú como souvenir.




Se cuenta que existió en la Vieja Nueva Orleans un bebé demonio, un niño monstruo de una gran dama criolla, la reina Vudú María Laveaux. Se asegura que este bebé vivió y rondó por el Barrio Francés y sus alrededores, algunos dicen que su fantasma sigue visitando las calles estrechas y callejones de la vieja ciudad. Algunos otros dicen que sus pequeños huesos están pudriéndose junto con los de María Laveaux, en la famosa tumba Nº 1, en el cementerio de San Luis.

En base a este hecho fueron talladas varias muñecas del bebé demonio, estas muñecas diablo bebé a menudo se colgaban en las ventanas de la vieja casonas criollas de la ciudad para ahuyentar al verdadero bebé diablo, que acechaba en la oscuridad. Estos iníciales muñecos tallados a mano son extremadamente raros en estos día, quienes los poseen los mantienen ocultos pasándolos de generación en generación.

En el siglo 20, salieron nuevas versiones del muñeco, esta vez vestían ropas de niño y sus brazos y piernas se movían ligeramente. Se dice que estos muñecos cargaban consigo la mala suerte, a causa de una maldición que echó sobre todos ellos María Laveaux.

Recientemente el artista local y diseñador del desfile del Mardi Gras, Ricardo Pustanio obtuvo los restos de los últimos supervivientes conocidos de las “Devil Doll Baby” y recreó los muñecos, con el tamaño y estilo del original.


No hay comentarios:

Publicar un comentario