sábado, 25 de octubre de 2014

El Tatuaje mágico.

Las Deformaciones Corporales, la Pintura Corporal, las Escarificaciones y el Tatuaje son un Lenguaje expresado a través de Símbolos con los que podemos reconstruir, en parte, los sentimientos de los hombres y las costumbres e ideologías de los pueblos.
Tatuar es "grabar dibujos en la piel humana con sustancias colorantes".
El Tatuaje tiene connotaciones sociológicas, antropológicas y psicológicas y estuvo ligado a la evolución política, social y cultural.
Tiene un significado mágico/religioso:
El Tatuaje  en realidad nos remite a lo más primitivo y mágico de la historia humana.
El objetivo del tatuaje era llamar la atención de los dioses y recibir de ellos protección física y espiritual en el tránsito de la vida y la muerte.
Los guerreros de las cruzadas se hacían tatuar crucifijos como Símbolo de fe religiosa y asegurarse un entierro cristiano.
Los Maories creían que en sus espirales tatuados podían atrapar la energía cósmica. Eran un salvoconducto para distraer a la hechicera de la muerte, mientras el alma ascendía a la inmortalidad. Si el difunto no tenía tatuajes protectores la hechicera se comería los globos oculares, el alma quedaría ciega y no podría hallar el camino a la inmortalidad. Por eso, si alguien moría sin tatuaje, los maoríes tatuaban el cadáver.
En Borneo, los Kayan llevaban en la muñeca un tatuaje que impedía que su alma escapase de su cuerpo cuando estaba enfermo; además sus tatuajes eran antorchas que iluminaban el camino al paraíso.
Dolor y luto
En Occidente tatuarse la imagen de un ser querido fallecido, una cruz, u otro símbolo alusivo a la muerte es una forma de invocar la protección del alma del fallecido.

Otra función era Terapéutica o Curativa
El objetivo era calmar los dolores, prevenir las enfermedades de los niños,
auyentar a los demonios y protegerse contra la mala suerte.
La práctica de tatuarse líneas en las partes afectadas de dolores reumáticos, dolores de cabeza, sobre tumoraciones se ha realizado desde la Edad de Bronce,y se sigue realizando en Egipto, Bereberes, tribus del Matto Grosso.
La práctica del tatuaje en el norte de Africa ha estado presente desde tiempos muy remotos, muestra de esto nos lo da Cola Alberich: "En Africa encontramos vestigios de tatuajes desde las primeras épocas. Así lo demuestra la estatuilla recogida por Petrie en Nagada (necrópolis que data del 3000 a. de J. C.) (19); y en las pinturas murales que decoran la tumba de Seti I, donde figuran los tamahus ostentando variadísimos tatuajes, algunos de los cuales persisten actualmente en el Rif Marroquí" .

En Egipto la práctica del tatuaje se muestra de muy antigua. "Las egipcias se tatúan el dorso de la mano, el pecho, la barbilla y la frente y ha durado el tatuaje en Egipto para fines curativos cuatro mil a cinco mil años. La momia de una sacerdotisa de Hathov tenía tres hileras en el demacrado bajo vientre, y las mujeres de hoy siguen este método para jaquecas, neuralgias y reuma
 En Marruecos, en la zona del Rif, a las mujeres también se les protege la virginidad con tatuajes en el pubis  "E. Gobert relaciona el proverbio árabe que dice `la sangre ha corrido, la desgracia ha pasado' con el significado íntimo del tatuaje tunecino. El tatuaje en este sentido es un proceso de la magia popular que sirve para fijar el recuerdo y la actividad de las obras de la sangre. La sangre que corre, llevando con ella el alma y la vida, es uno de los fenómenos que han impresionado más vivamente el alma primitiva. El tatuaje que al grabar símbolos de significado mágico sobre la carne del individuo, hace correr su sangre, debe gozar, pues, de este sobrenatural poder. Y por esto ha de mirarse por el indígena como un rito singularmente propicio para alejar las influencias perniciosas de los malos espíritus que labran la desdicha de los humanos. Es, pues, muchas veces un sentido profiláctico contra el mal el que hace prevalecer la costumbre tan arraigada. En Túnez, como en Marruecos, se practica, ante todo, en la infancia"

En Marruecos el tatuaje está presente entre las mujeres bereber y la gente reconoce a éstas por llevar tatuadas manos, mentón y frente, además de que algunas pueden tener tatuadas las piernas y el cuello. Lo que resulta muy particular ya que en el Corán se prohíbe la práctica del tatuaje, y sin embargo, en la comunidad bereber se justifica la práctica de tatuarse en base a que Fátima, hija de Mahoma, llevaba tatuajes en su barba. Esto, además del uso que el tatuaje tiene dentro de este grupo étnico. En este entender míticamente la realidad, existe un tatuaje mágico protector curativo, que se practica en la zona del Rif en Marruecos, se realiza después de haber visitado tres días consecutivos el santuario de Sidi Abd al-Noor, donde se sacrifica una res para los guardianes y otra para el tatuador. Cuando es en la piel donde está el problema de salud, se visita el santuario de Sidi el Hach Amarani, donde previamente se baña el enfermo con aguas de una fuente milagrosa que ahí se encuentra, para proceder después al tatuaje que se hace en el muslo, donde se tatúan puntos y rayas

entre las mujeres bereber, los tatuajes que aquí se practican los realizan por cierta propiedad protectora que les atribuyen, tatuándose para protegerse contra el "mal de ojo" y para curarse de algunas enfermedades . Los tatuajes entre las mujeres bereber se realizan por lo general desde pequeñas, a la edad de aproximadamente 10 años, y las madres acuden a una tatuadora, quien es la que se encarga de irlas protegiendo con estas marcas. En muchas ocasiones los tatuajes los realiza la madre de la joven, marcándole barba y frente con líneas, puntos y círculos. Y con una aguja, carbón y un colorante vegetal, las mujeres se van formando estos tatuajes protectores. Los tatuajes que se realizan para curarse de alguna enfermedad, como es el caso de problemas reumáticos o tumoraciones, se hacen por lo general sólo a mujeres adultas.
En Marruecos, muchas generaciones de mujeres beréberes (Amazigh) se han
tatuado permanentemente en la cara, las manos, los piés, las muñecas, los tobillos, el
pecho, … En las últimas décadas, ha crecido notablemente la estigmatización de esta
práctica, de modo que en la contemporaneidad, buena parte de la población marroquí la
considera obsoleta y anti-islámica. Los tatuajes permanentes también están en el punto
de mira de los discursos musulmanes ortodoxos –salafistas e islamistas-, dado que
muchas prácticas que conducen a una modificación permanente del cuerpo son
rechazadas. Igualmente, muchas personas piensan que los tatuajes permanentes
neutralizan para siempre el efecto purificador de las abluciones rituales prescritas en el
Islam: la ablución mayor (ghusl) y la ablución menor (wudu). La persona tatuada se
encontraría, por tanto, en un estado de impureza constante.

Se sabe que los Egipcios usaban el tatuaje porque se han encontrado momias tatuadas. La mas antigua es la de una sacerdotisa egipcia "'Amunet' del templo de Hator. Los tatuajes en el abdomen inferior podrían ser un Símbolo de la fertilidad.

También se ven tatuajes en pinturas murales. Era realizado casi exclusivamente por mujeres.

Diseño: figuras simples, lineales, rayas y puntos de color negro

Técnica: una aguja enhebrada con un hilo untado con el pigmento era pasado entre la epidermis y la dermis ó por puntura.


Fenicios, Asirios, Escitas, se tatuaban.
Los Frigios, asociaban la frescura perenne de los pinos con la fertilidad, los sacerdotes se tatuaban hojas de yedra, símbolo de Atis, dios de la fertilidad.
Posiblemente desde allí se extendió a China, India, Japón y luego a la Polinesia y Nueva Zelanda.
Las antiguas poblaciones Bretaña se hacian dibujos feroces en el rostro y el cuerpo para Intimidar y Auyentar al enemigo.
Los Pictos, pueblo guerrero del norte de Escocia (su nombre en latín significa pintados) se desnudaban en el campo de batalla y mostraban sus cuerpos llenos de tatuajes.
Los diseños eran hermosos, geométricos, entrelazados con puntas redondeadas y cruces, habitualmente en negro ó azul.
Los Aztecas tatuaban en el cuerpo imágenes de sus dioses como terapia para exorcizar los demonios y festejar la victoria de batalla.
Los guerrreros Mayas se pintaban la cara y el cuerpo de varios colores, con el fin de espantar a sus enemigos. Se grababan en el cuerpo dibujos y de figuras de animales. Eran considerados tanto más valientes cuanto más tatuados estaban y se reían de los que no se tatuaban.
El guerrero joven comenzaba con una o dos figuras, y por cada nueva víctima, pedía un nuevo tatuaje.
Una de la nuevas culturas conocidas fue la Moko Maori de las islas de Nueva Zelanda en donde existía un tatuaje tribal que identificaba el origen de cada individuo y se iba haciendo más complicado a medida que el individuo iba progresando socialmente de manera que empezaba a los 8 años y terminaba cuando moría el individuo.

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho éste artículo, mas extenso que en algunas páginas especializadas en tattoo.
    Gracias por el aporte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado.Gracias a tí por leerlo.

      Eliminar