lunes, 2 de junio de 2014

Samael, los que confunden, Qliphoth



La gloria del mal, la jerarquía se llama Samael, los que confunden, el Archidemonio es Adramelek.
En la mitología judía, Samael es el esposo de Lilith. Samael es un epíteto del Diablo, y Lilith lo encontró después de escapar del Jardín del Edén. Con ellos nació toda la descendencia seductora demoníaca que puebla Gamaliel. Samael es el gran tentador, y le tienta con el conocimiento. En el Sepher Yetzirah, un manuscrito cabalístico antiguo, Samael corresponde a la sabiduría oculta, y es dentro de la Qlipha Samael que la verdadera iniciación en el camino de la mano izquierda se lleva a cabo. Todas las concepciones comunes y perspectivas del mundo se cuestionan en esta Qlipha. El mago que ha llegado a este nivel será capaz de ver a través de las normas éticas y las leyes que nos han encarcelado en una censura psíquica oscurantista en gran parte de nuestra conciencia. En este nivel, el mago se enfrentará a todas estas reglas y leyes éticas, haciéndolas conscientes. Así, uno recibe una comprensión personal de las funciones de la existencia individual y decide lo que es correcto o incorrecto, el bien y el mal. En este sentido. Samael es el temperamento que engatusa al hombre a comer los frutos del conocimiento. También revela la belleza del mundo y apunta hacia abajo, hacia el interior, en lugar de hacia el Reino de los Cielos. Samael es el blasfemo que destruye la ilusión con su intelecto. Samael desarma las concepciones e ideas a sus más mínimos componentes. El arte psicodélico y surrealista podría ofrecer una visión de la Qlipha Samael, y la deconstrucción del lenguaje que se puede encontrar en el dadaísmo se puede utilizar en el trabajo mágico con Samael.

Hod es el lado positivo de Samael. Hod representa la inteligencia y pertenece al nivel más alto astral. Samael es el intelecto oscuro que puede ser percibido como la locura, la originalidad y el genio que está activo fuera de los marcos de la razón y las convenciones de la civilización. Numerosos científicos, escritores y artistas han tocado los dominios de Samael. Samael es el "Veneno de Dios". Aquí es donde se envenenan ilusiones, y todas las categorías y concepciones son destruidos hasta que no queda nada. El lado oscuro del plano astral puede ser comparado con un cáliz lleno de veneno o de un líquido embriagador. Mientras Gamaliel es el cáliz, Samael es el elixir
Samael es el Qlipha del tramposo. El embaucador es el personaje mitológico que transmite la sabiduría y la locura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario