domingo, 26 de enero de 2014

¡Naturaleza!


¡Naturaleza! Nos rodea y nos abraza, no tenemos poder para separarnos de ella ni
para ir más allá  Vivimos en medio de ella y no la conocemos. Nos habla
incesantemente pero no traiciona su secreto . Siempre ha pensado y siempre
piensa, pero no como un hombre, sino como Naturaleza . Ella se ama a sí misma, y
sus ojos y afectos innumerables están fijos sobre ella misma. Se ha dividido para ser su
propio deleite. Ella hace surgir una interminable sucesión de nuevas capacidades de
goce para mitigar su insaciable simpatía . El espectáculo de la Naturaleza es
siempre nuevo, pues siempre renueva a los espectadores. La vida es su invención más
exquisita y la muerte su artificio experto para obtener abundancia de vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario