miércoles, 27 de noviembre de 2013

 En el folclore nórdico, la utilización del pelo en rituales de brujería es muy común.
Colocar los cabellos cerca de la amada, preferiblemente cosido en su ropa o suministrados en la comida o bebida, es un método muy común para despertar el amor o el deseo sexual en la otra persona.
 Pero el propio cabello también se considera peligroso en el folclore más antiguo. La barba de los hombres se considera una magia de agresión cuando es soplado , ya que puede ser utilizado para crear una tormenta o mandar una maldición. El pelo pelo de la mujer se utiliza también de la misma manera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario