jueves, 29 de agosto de 2013

Luna Oscura- Sol Negro

"La mitología de la luna es una lección de psicología femenina" (Jung, MC 175). En el varón, la psicología lunar se manifiesta como el ánima en el subconsciente, que es predominantemente representada por la oscuridad de la luna. En la mujer, la psicología lunar es consciente, y está principalmente representado por la luz de la luna. En contraste con la fuerte luz, la discriminación del sol, la luz de la luna se funde y se relaciona

En la mujer, la psicología solar se manifiesta como el ánimo en el subconsciente, que está representado por el Sol Niger (Sol Negro). La mente de la mujer, que comprende a la luz de la luna (consciente) y el sol oscuro (inconsciente), no es tan extrema en la oscuridad y la luz como el hombre, que comprende el sol brillante (consciente) y la luna oscura (subconsciente)

Jung postuló una estructura inconsciente que actúa como complemento de persona, a la cual dió en llamar Ánima en los varones y Ánimus en las mujeres. Esta estructura psíquica sirve como un centro de todo el material psicológico que no se adapta a la imagen consciente del individuo como hombre y mujer.

Así en la medida en que una mujer se autodefine en términos femeninos, su ánimus contendrá las tendencias y experiencias no reconocidas que haya definido como masculinas.
Ánima significa en latín alma; en la psicología analítica de Carl Gustav Jung alude a «las imágenes arquetípicas de lo eterno femenino en el inconsciente de un hombre, que forman un vínculo entre la consciencia del yo y el inconsciente colectivo, abriendo potencialmente una vía hacia el sí-mismo».En cierta manera, el ánima representa una imagen viva del alma y los contenidos espirituales de la persona
La sizigia ánimus-ánima, o contrapartes sexuales inconscientes, están proyectadas. La tendencia natural en un hombre es la de proyectar los contenidos de su ánima en una mujer real, a través de sentimientos amorosos u odiosos eróticos.

 En la psique femenina, el aspecto masculino presente en lo inconsciente colectivo de las mujeres toma la denominación de ánimus. Ánimus significa en latín, espíritu; en la psicología analítica de Carl Gustav Jung alude a «las imágenes arquetípicas de lo eterno masculino en el inconsciente de una mujer, que forman un vínculo entre la consciencia del yo y el inconsciente colectivo abriendo potencialmente una vía hacia el sí-mismo» Vinculado a su principio logos, refleja la naturaleza de su conexión con el mundo de las ideas y el espíritu, en contraposición a eros que reflejaba la naturaleza de lo relacional. De ahí que Jung lo describiera como el arquetipo del significado.

 La sizigia ánimus-ánima, o contrapartes sexuales inconscientes, están proyectadas. La tendencia natural en una mujer es la de proyectar los contenidos de su ánimus en un hombre real, a través de sentimientos amorosos u odiosos espirituales.
Al principio, el ánimus se visualiza como una personalidad totalmente separada.

Cuando se reconoce su influencia sobre el sujeto, el ánimus asume el papel de enlace entre lo  consciente y el insonsciente hasta que, de manera gradual se integra al self ( self= "el consciente y el incosciente no se oponen necesariamente, sino que se complementan para dar lugar a una totalidad, a la cual se denomina Self).
 En este juego cósmico-ánima-ánimus,  la emperatriz  es la brillante luna, El Emperador el sol brillante.  Sacerdotisa es la luna oscura, . Sumo Sacerdote es el sol negro
La Papisa y el sumo Sacerdote-(ánima,ánimus) El subconsciente y el inconsciente. La luna oscura- el sol negro
La Suma Sacerdotisa representa los componentes femeninos de la mente subconsciente. Ella representa los procesos subconscientes que están más escondidos, los que invisiblemente nutren, se desarrollan, se conectan y se relacionan, los cuales trascienden la dualidad. Porque, a pesar de que es una sacerdotisa virgen y representa a todas las diosas vírgenes eternamente, también es el vehículo de la gestación oculta y la primera madre en potencia, la madre oculta necesaria para manifestar lo espiritual. Como tal, también representa el subconsciente, los procesos de síntesis de la memoria.
La actividad de la Suma Sacerdotisa es simbolizada por el agua abisal - impenetrable oscuridad, infinitamente profundo, siempre mezclando, que fluye, que busca su propio nivel, cediendo ella es tan contundente como el Océano  poderoso.
Al igual que la Luna, la Suma Sacerdotisa es firme en el cambio, porque es el principio del cambio escondida por el crecimiento cíclico y la decadencia. Ella representa el equilibrio oscilante de la materia y el espíritu, La Suma Sacerdotisa representa los aspectos más espirituales de lo femenino.


El Sumo Sacerdote representa los elementos masculinos inconscientes de la psique. Él está simbolizado por el sol rojizo, ya que establece y viaja en el mar subconsciente hasta elsiguiente amanecer de la conciencia.
El Sumo Sacerdote representa la aspiración espiritual, el juicio moral irreflexivo y el impulso hacia la perfección. Es intolerante con los fallos de la carne y negligente de las necesidades de la existencia terrenal. Desde que tiende a ser severo e implacable, que necesita a sus compañeros de regentes, la emperatriz, el emperador y la suma sacerdotisa, para aplacar su gravedad.

"Pontifex" significa "el que prepara el camino", ya que es el sumo sacerdote el que hace un puente (pons) que  une el cielo y la tierra, la fuente de la religión (religio, de religare, unir rápido). Él es la conciencia, la voz interior y el maestro interior (la intuición), que se sienta en el juicio de nosotros mismos y los demás, simbolizado por la sierra de podar en la mano derecha (la acción). La poda brillando vio también representa el fuego celestial del sol poniente, frente al agua abisal de la Alta Sacerdotisa. El lobo en el lado izquierdo (inconsciente) representa la maldad potencial del juicio inconsciente.

Considerando que el jarrón de la Alta Sacerdotisa contiene agua (es decir, el amor de curación), el del Sumo Sacerdote contiene vino (es decir, espíritus ardientes). El viento que sopla su túnica también nos recuerda que él representa spiritus (espíritu, aliento).
Jung (MC 181) llama al animus una especie de Sol Niger (Sol Oscuro), que corresponde a Saturnus, el dios que falló a la edad de oro antes que Júpiter llegara al poder. El Sol negro es el sol antes de los albores de la conciencia, y se refiere a la edad de oro, cuando la vida era instintiva y la muerte no se temía, el tiempo antes que los humanos tuvieran "conocimiento del bien y del mal." Cuando Júpiter estableció la dinastía olímpica, Saturno fue desterrado hacia el oeste, pero no destruido, ya todavía ejerce su influencia sobre el horizonte occidental (donde el sol es oscuro otra vez) (Oswalt 261).
  Bueno, y hablo de todo esto porque me acordé de un sueño que tuve hace años, pero que aún no voy a exponerlo publicamente, así que buscando sobre Sumos sacerdotes, nació está entrada, la cual espero que resulte interesante, a mí  al menos me lo parece. Y buscando encontré las posibles combinaciones de estos arcanos en las tiradas, ahi va:

Papisa-Papa. Relación entre las dos cartas
Es la pareja ideal y representan el matrimonio bien avenido. Ambos comparten un plano espiritual parecido; la Papisa tiene algo que enseñar, lleva y contiene conocimiento, un potencial de acción y se encuentra en estado de saber, tanto si es consciente de contener dicho conocimiento, como si no. Algo existe en la Papisa que nunca será tocado y es lo que constituye su encanto, su poder y su peligro.
El Papa es su compañero ideal porque mientras ella está enclaustrada y de algún modo separada del mundo, el Papa trabaja hacia el mundo, se dirige a él, ¿qué transmite? pues el conocimiento que contiene el libro de ella, es, por tanto, un mediador, un puente entre el mundo material y el mundo espiritual, un comunicador.
Cuando se colocan en este orden, no se miran, se dan la espalda. Han superado la sexualidad, han llegado a una fase donde atesoran conocimiento, no necesitan que uno u otro evolucionen, ya son maduros. Cuando están en esta posición, puede decirse que están bien acompañados, juntos actuando hacia el mundo.

Papa-papisa

Pero si se coloca el Papa delante, la pareja se encuentra en una situación problemática, porque se olvidan del mundo y se exigen mutuamente energía y atención, acabarán agotándose el uno al otro. En su plano espiritual no pueden ser una pareja egoísta pues su misión no es reproducirse, pero en esta posición, podrían tenerlos, pero serían mal atendidos porque la pareja estaría condenada a devorarse mutuamente, deben tener su misión espiritual, lo que está en su naturaleza.

cito fuentes.
Pitágoras Tarot - Utk
ung, Carl Gustav (2002). Obra completa. Volumen 9/I. Los arquetipos y lo inconsciente colectivo.Las

Las imágenes de los arcanos que he subido son del tarot de pitagoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario