domingo, 7 de julio de 2013

Dedicado a este entrañable y mágico vecino, que cada noche me dedica su canto

Dedicado a este entrañable vecino, que cada noche me dedica su canto

Mira al sapiente búho cómo tiende las alas
desde el Olimpo, deja el regazo de Palas,
y posa en aquel árbol su vuelo taciturno.
El no tiene la gracia del cisne, mas su inquieta
pupila, que se clava en la sombra, interpreta
el misterioso libro del silencio nocturno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario