jueves, 13 de junio de 2013

Las chamanas asiáticas


En Corea y Japón, el chamanismo lo practican generalmente las mujeres. Ser ciega es un signo de elección. Al norte de Corea, son los espíritus los que buscan a la chamanesa; al sur, esta función la heredan de sus padres. A las interesadas no se les ahorra la enfermedad iniciática.
 en Corea del Sur, en donde el papel de chamán lo representan mujeres llamadas mudang, mientras que los escasos varones son conocidos como baksoo mudang. Ambos suelen ser miembros de clases bajas.
El título puede ser hereditario o deberse a una capacidad natural. En la sociedad contemporánea se les consulta para tomar decisiones tales como financieras y maritales.
El uso que las mudang y los baksoo mudang hacen de la amanita Muscaria era una práctica tradicional que se creía suprimida desde la dinastía Choseon. Otra seta (extremadamente venenosa) fue retitulada como la seta del chamán. Los chamanes coreanos son conocidos también por utilizar arañas. Mantienen los trajes de colores, las danzas, los tambores y las armas rituales características.
Las chamanas de Japón:
En el noroeste de Japón existe un lugar llamado Osore-zan, La Montaña del Miedo. En ese lugar, generación tras generación de mujeres ciegas son veneradas como mediadoras con el mundo de los espíritus y como auténticos oráculos vivientes. Esta tradición se remonta tan atrás en el tiempo que puede rastrearse incluso antes del nacimiento del imperio japonés. Ellas constituyen el centro espiritual y místico de sus comunidades y su vida se rige por el sacrificio y entrega a todos y cada uno de los que acuden a ellas con fe
Las itakos son capaces de conectar con el otro mundo. Entre sus poderes está el hablar con los muertos y con los espíritus malignos. Además son capaces de sacar de un cuerpo cualquier espíritu que habite tanto en la mente como en el cuerpo de una persona.
El norte de Japón es la zona más fría del país, las itako deben pasar allí un ritual de iniciación que tiene connotaciones típicas de la zona. Al principio deben vestir un kimono blanco durante 100 días y estar en un estado de purificación. En el ritual se vierte agua fría en su cuerpo y deben evitar en todo momento el calor artificial. Este ritual se suele practicar en la época invernal. El ritual en sí dura varios días, durante este ella va vestida como una novia ya que una vez que termina se casará con el dios con el ha entrado en trance. Durante el ritual, la itako va recitando los cánticos que le permitan estar cerca de su dios. La itako está rodeada por otras itakos más ancianas.
Una vez ha terminado el ritual, las itakos ancianas decidirán a qué dios se unirá la aprendiz.
A pesar que son ciegas, las itako deben aprender las escrituras obligatorias de memoria.
Si una aprendiz no logra el contacto con su ser espiritual, se les obliga a suicidarse.
En Japón existen diversas narraciones de bodas y contactos sexuales con "espíritus o divinidades protectoras", sobre todo en los clanes del pueblo de Yamashiro, donde la mayor parte de las médiums o chamanas son ciegas,estan especializadas en la posesión oracular,momento en el que el kami encarnado habla valiendose de la voz de la poseída. Estas mujeres son designadas con el término genérico de Kuchiyose.

No hay comentarios:

Publicar un comentario