domingo, 14 de abril de 2013

Curiosidades Mágicas. El abedul


Ramitas de abedul se utilizan desde la antigüedad para exorcizar a personas afectadas por los espíritus.   Dar una soberana paliza con ramas de abedul, se consideraba una cura segura para la posesión por parte de los druidas celtas.
Los celtas, usaban las varitas de sus ramas para tocar los senderos y alejar los espíritus y también, se utilizó para otro menester menos edificante: Dar latigazos a los delincuentes en la Gran Bretaña.
Los abedules, se cree que traen buena suerte cuando se plantan en el propio patio en Rusia, Alaska y el norte de Canadá.   En Rusia, Cintas rojas son atadas alrededor de los troncos de los árboles de abedul para protegerse del mal de ojo.   Una ventaja añadida es que los árboles de abedul se cree que atraen relámpagos, manteniéndolos lejos de casa y el granero.

Los druidas consideraban el escalamiento de los troncos de los abedules como una vía de acceso a la iluminación



Sabemos de vuestras riquezas divinas
De vuestras cortezas y mágicas ramas
De vuestras dulces savias y resinas
Sabemos de curativas medicinas
Que sanan febriles cuerpos y ajadas almas.
Flores de abedul en nuestros cabellos
Hechizos en las noches estancas
Vuestros espíritus como destellos
en nuestras ánimas blancas

El incienso de abedul se usa para atraer nuevos comienzos.

Las escobas con las que volaban las brujas, estaban hechas con ramas de abedul.
El jueves anterior al Domingo de Pentecostés, los aldeanos rusos van a los bosques
cantan, llevan guirnaldas y derriban un abedul joven que revisten con ropas de mujer
o le adornan con cintas y retazos de telas multicolores. Después celebran un festín y cuando terminan vuelven a cargar el árbol vestido y lo meten en casa entre cantos y
bailes dejándolo dentro de cierta caja donde permanece como huésped de honor hasta
el domingo de Pentecostés. En los días intermedios, visitan la casa donde esta 
“su huesped”, pero al tercer día, día de Pentecostés, lo llevan a un río donde lo tiran y
tras el árbol, sus guirnaldas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario