domingo, 17 de marzo de 2013

Pascua, el retorno de las brujas. Suecia.



Mientras que en otros países europeos, la Pascua es una festividad marcadamente religiosa, en Suecia ha adquirido con el tiempo un carácter secular.
Estas fechas en Suecia y Finlandia son asociadas a la estación de las brujas, en que ellas se desplazan fuera.
Los niños se disfrazan de brujas: con ropa ya desechada, con una toquilla de colores chillones y las mejillas pintadas de rojo, van luego de una casa a otra del vecindario entregando dibujos relativos a la Pascua con la esperanza de recibir golosinas a cambio.  tradición que existe en
Suecia desde el siglo XIX.  Ya que solía existir la creencia de que las brujas montaban en una escoba  el jueves santo para volar a Blåkulla,(Bla Jungfrun llamada tambien Blakulla  es una isla sueca del mar Baltico que se encuentra en el estrecho de Kalmar, entre las provincias de Smaland y Oland.

La isla tiene un papel importante en el folklore sueco, que la considera como un lugar malo y magico. El nombre Bla Jungfrun (Virgen Azul) fue utilizado por los marineros para evitar provocar a los malos espiritus que habitaban la isla. De acuerdo a una creencia generalizada, relacionada por Olaus Magnus (escritor, cartografo y eclesiastico sueco pionero en trabajos historicos y antropologicos) en 1555, las brujas se encontraban alli cada Jueves Santo.

De acuerdo a una tradicion, cualquiera que toma una piedra de la isla, sufrira de la mala suerte hasta que sea regresada ) para reunirse con otras brujas y el diablo

Y las golosinas no les faltan precisamente, ya que, después, reciben los famosos huevos de Pascua rellenos de bombones mixtos. Si los padres son del género ambicioso, los niños tendrán que buscar el huevo correspondiente, que ha sido escondido de antemano, siguiendo pistas y resolviendo jeroglíficos que les llevarán al objeto deseado.

Estos días se debe comer tantos huevos como pueda, y sobre todo animar a los niños que lo hagan. En diversas colecciones de folklore de Alemania, Escandinavia y Orkney nos explica que comer huevos de Pascua presagia fuerza, salud y un buen crecimiento.
En el Libro del Troth de Edred Thorsson dice que era tradicional arrojar el huevo de Pascua al aire e intentar cogerlo sin que se rompa la cáscara. Aquellos que lo consigan tendrán mucha suerte ese año.
En Alemania y Checoslovaquia, el jueves se toma un huevo se colorea de verde para traer la prosperidad, y luego se entierra en el campo trigal propio más grande. Una vez hecho, el huevo se flanquea con una cruz solar en llamas. El huevo del jueves es una clara reminiscencia del culto al dios Thór, en el cual se invoca su poder sagrado de fertilidad para bendecir los campos, y como dios de las tempestades para proteger los campos del granizo de primavera.


Un almuerzo tradicional de Pascua se compone quizá de arenques marinados de diversos tipos, salmón marinado y el plato llamado la tentación de Jansson (con espadín, nata y patatas). La presentación tiene cierta similitud con el famoso bufé tradicional conocido por smörgåsbord. El aguardiente sazonado también es típico de la Pascua. Para cenar, se servirá asado de cordero con patatas gratinadas, espárragos o alguna otra cosa adecuada.
El sábado por la mañana se asemeja a una especie de resurrección, con la primavera en el aire y un alegre menú.  Hacia el final de la tarde, se encienden fogatas para espantar a las brujas y las malas influencias según a creencia popular, mientras otros aprovechan de limpiar sus jardines para la próxima primavera.
La gente hacía todo tipo de conjuros para protegerse de la maldad de las brujas y de estos días malditos. Entonces ellos encendía hogueras, disparaban tiros al cielo, pintaban cruces, estrellas y otros símbolos en las puertas, en los umbrales de sus casas. Se colgaban guadañas y hachas encima del ganado para protegerlo. Algunos de estos ritos tienen una clara finalidad de protección, los cuales nos recuerdan a las prácticas cristianas en la época de Pascuas; prácticas como las hogueras y los tiros de fuego son claramente de origen pagano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario