domingo, 3 de marzo de 2013

El Vinagre de los cuatro ladrones.

Cuando la peste asoló la ciudad de Marsella en el siglo XVII, se dice que  los ladrones de tumbas y los demás ladrones escaparon de lo que habría sido inevitable, la  enfermedad y posterior muerte, cubriendo sus cuerpos y empapando sus máscarillas en un vinagre de hierbas con fuertesxw propiedades antibacterianas y antivirales

En Europa en el siglo XVII, la gente se estaba muriendo de la peste negra (bubónica). No existía conocimiento sobre los antibióticos, no había manejo de aguas negras ni higiene y las ciudades estaban llenas de ratones y pulgas. En Francia, donde se originó la receta, la mitad de la población falleció en un espacio de pocas semanas, los hospitales estaban sobre llenos y la situación causó un pánico incontrolable en toda la región.
En medio de esta situación, un pequeño grupo de personas tenía un contacto constante con los cadáveres, pero (según la historia popular) nunca se enfermaban. La leyenda dice que ellos eran profanadores de tumbas que decidieron aprovechar los recursos que quedaban libres con la muerte de tanta gente. Una fuente inclusive dice que iban a las casas de los enfermos y los mataban para robar sus bienes. Cuando la policia les agarraró por su delito, fueron sentenciados a quemarse vivos. Entonces los ladrones ofrecieron la receta secreta a cambio de un castigo menos doloroso: los oficiales apuntaron la receta del vinagre de los cuatro ladrones y luego los ahorcaron.
Mientras que muchas recetas del Vinagre de los  Cuatro ladrones abundan, la más precisa nos viene a través de una receta escrita por Jean Valnet, un renombrado aromatherapist y herbolario del siglo 20,.  vinagre, ajenjo, reina de los prados, enebro, mejorana, salvia, clavo de olor, cura caballo, angélica, romero, melisa y alcanfor. Valnet requiere poner en remojo estas hierbas en vinagre durante seis semanas antes de la decantación.


Sea verdadera o no esta historia popular del origen de la receta, el vinagre de los cuatro ladrones llegó a ser utilizado ampliamente en toda Europa por su fama de alejar la enfermedad. Se dice que originalmente la receta consistía de cuatro hierbas, una por cada ladrón, pero existen muchas variantes en la tradición casera europea. Aquí se presenta la receta "original" y dos variantes.
Es preferible utilizar hierbas frescas, sin embargo es probable que "los ladrones" originales también usaban hierbas secas cuando no era posible conseguirlas frescas. El vinagre orignalmente empleada en la receta era vinagre de manzana (sidra) o de uva (vino), sin embargo cualquier vinagre claro puede servir.

1 parte lavanda
1 parte romero
1 parte tomillo
1 parte salvia
4 partes vinagre
Mezcla todos los ingredientes y déjalos reposar un mínimo de 10 días y un máximo de dos meses. Cuela y embotéllalo.
Variante popular

1 parte lavanda
1 parte romero
1 parte tomillo
1 parte salvia
1 parte ajenjo
1 parte menta
1 parte ajo fresco
7 partes vinagre de manzana (sidra) no pasteurizado

Mezcla los ingredientes y déjalos reposar una o dos semanas. Cuela y embotéllalo. Utiliza la mezcla para desinfectar cualquier superficie, sea el cuerpo o la cocina.
Receta del Dr. Valnet, aromaterapeuta francés (1920-1995)

2500 gramos de vinagre blanco
40 gramos de cada hierba : ajenjo mayor (Artemesia absinthum), ajenjo menor (Artemesia pontica), romero, menta, ruda, salvia, lavanda
5 gramos de canela
5 gramos de clavo
5 gramos de nuez moscada
5 gramos de ácoro (Acorus calamus)
5 gramos de ajo (aproximadamente 5 dientes)
10 gramos de alcanfor natural (no sirve el sintético)
40 gramos de ácido acético cristalizado

Mezcla los ingredientes y deja reposar 10 días. Filtra y embotéllalo. Esta mezcla se usa como desinfectante para la piel, frotándola sobre las manos y la cara. También se puede inhalar el vapor o quemar para desinfectar el aire. No se debe ingerir porque contiene varios ingredientes tóxicos

En el hoodoo, se utiliza como repulsivo del mosquito debido a su olor fuerte.  Es popular para la protección personal, conseguir inmunidad, provocar la disensión, y conseguir librarse de enemigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario