lunes, 18 de febrero de 2013

Los antidioses del hinduismo


Según el Bhagavad guitá , todos los seres del universo poseen cualidades divinas (daivi sampad) de los devas, o cualidades demoníacas (asuri sampad) de los asuras
Los antidioses del hinduismo védico y posvédico.
Hay dos clases de Asuras –una clase divina en su origen pero que ha caído de su divinidad por su propia voluntad y oposición a la intención del Divino: de ellos se hablan en las escrituras Hindúes como los Dioses primeros o primitivos; estos pueden ser convertidos y su conversión es definitivamente necesaria para los propósitos fundamentales del universo. Pero el Asura ordinario o común no es de ese carácter, él no es un ser evolutivo sino un prototipo que representa un principio fijo de la creación el cual no evoluciona o cambia y no se intenta o determina que lo haga. Esos Asuras, como también los otros seres hostiles, Rakshasas, Pishachas y otros, se asemejan a los diablos de la tradición cristiana y hacen frente o se oponen a la intención divina y al propósito evolutivo en el ser humano; ellos nos cambian el propósito de su existencia en ellos, el cual es la maldad; sino tienen que ser destruidos como el diablo. El Asura no tiene alma ni ser psíquico que pueda evolucionar a un nivel o etapa superior; él solamente tiene un ego y en la mayoría de los casos muy poderoso; él tiene una mente, algunas veces altamente intelectualizada; pero las bases de su pensamiento y sentimiento es vital y no mental, estando al servicio de sus deseos y no de la verdad. Él es una formación asumida por el principio de la vida para una clase de trabajo en particular y no una formación divina o un alma.


El carácter negativo de los asuras en el hinduismo parece haber evolucionado a través del tiempo. En general, los textos más antiguos indican que los asuras presidían sobre fenómenos morales y sociales (por ejemplo Varuna era guardián del ritá, y Bhaga era el patrono de los matrimonios) y los devas presidían los fenómenos naturales (por ejemplo, Ushas es el amanecer, e Indra era un dios del clima).
En textos posteriores —como los Puranás y los Itijasas (como el Majábharata y el Rāmāiaṇa)— se encuentra que los devas son los seres divinos y los asuras son demoníacos. El capítulo 16 del Bhagavad guitá describe brevemente las cualidades divinas y extensamente las demoníacas. En resumen, el Guitá (16.4) dice que las cualidades de los asuras son el orgullo, la arrogancia, el engaño, el enojo, la grosería y la ignorancia.
Los Asuras no pertenecen a la tierra, sino a los mundos suprafísicos; pero ellos pueden actuar sobre la vida de la tierra y disputar el control de la vida, el carácter y las acciones humanas con los Dioses. Ellos son los Poderes de la Oscuridad combatiendo los Poderes de la Luz.

Algunas veces ellos poseen a los hombres para actuar a través de ellos, algunas veces ellos nacen en un cuerpo humano. Cuando su participación en el juego se termina, ellos cambian o desaparecen, o no buscan más la intervención en el juego/acción de la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario