miércoles, 30 de enero de 2013

El Doble y la Sombra


exto de la II ESCENA (Sombras)

(Guión sombras: música arcaica. Alaridos primigenios. Burbujas.  El conferenciante enciende una vela y desaparece detrás de la pantalla de sombras. Empieza a oírse la voz del Narrador. Delante de la vela se interpone una textura en espiral que se hace sola sobre la pantalla a través de un espejo.  Sobre esta textura aparecen las dos siluetas de los dioses arcaicos: Popé Rachá y Mimí-Susú. Las siluetas recuerdan las figuras de dioses del teatro de sombras balinés. )

NARRADOR - En el origen de las cosas, cuando ni los dioses ni los mundos habían nacido todavía de las pestilentes aguas del caos, extrañas y abominables fuerzas creaban en secretas salas de reuniones los destinos futuros del universo. Una de estas fuerzas se llamaba Popé-Rachá, señor de las regiones podridas de Rachá-Pó, cuyas tierras eran sus propios excrementos acumulados durante infinitos eones de existencia. La otra se llamaba Mimí-Susú, señora que vivía en su propia voz taladrante y sinuosa, capaz de fundir por simple contacto los metales más duros.

Dijo POPE-RACHA: "Hoy he soñado, Mimí, en algo curioso. Combatíamos tu y yo como siempre, cuando de pronto, he visto a lo lejos aparecer un huevo sobre un montículo."

A lo que contestó MIMI-SUSU: "Mi sueño completa el tuyo. Durante la batalla, he visto como mi voz te alcanzaba de lleno en el estómago y te quedabas al instante preñado. El huevo que viste en el primer montículo es el que tú has parido tras haberlo expulsado de tu vientre. "

POPE: "¿Dónde está el huevo?"

MIMI: "Míralo en su sitio. Es grande y parece repleto de vida."

POPE: "Sería imposible contar los mundos creados por nuestros sueños. Pero, que yo sepa, ésta es la primera vez que he puesto un huevo. Qué saldrá de él, Mimí?"

MIMI: Mira, el huevo se rompe. Lo sabremos en seguida."
(SOMBRAS: aparece en efecto el huevo,  se abre, y de él sale un títere pequeño, muy vivo y chillón, con cara de Polichinela. Chilla con la lengüeta.)

 POPE: ¡Horror, Mimí, qué extraña criatura es lo que acabamos de crear?

 MIMI: Mira como se mueve. Tiene tu fuerza abismal y su voz es cortante como la mía!

 POPE: Acaba de nacer y ya se ríe de nosotros. Sé también que por mucho que lo persigamos, nunca lo alcanzaremos. ¡Horror! A nuestros garrotazos contestará siempre con los suyos. Hemos creado a un monstruo, Mimi!

 (SOMBRAS:  la figura del títere se hace grande y de él salen esferas, seres mitológicos, dioses con tridentes, planetas y estrellas.)

 MIMI - Su fantasía no tiene límites. Mira, de sus primeros sueños han nacido mundos y dioses, y éstos a su vez ya están pensando en como hacernos la guerra. Si no actuamos a tiempo, será en unos días el señor del universo.

POPE: Pero qué podemos hacer, Mimí?

MIMI: Cojámoslo ahora que todavía está en sus inicios, y pongámosle hilos, guantes y varillas.

POPE: ¿Y cómo se moverá?

MIMI: Crearemos a su lado a una criatura más grande pero blanda, débil y sometida al tiempo, que no podrá soñar para crear las cosas sino que deberá trabajar para ello con el sudor de su frente, fornicar para tener descendencia, y morir al cabo cuando se le acabe la cuerda. Esta criatura, a la que llamaremos hombre, poblará con su triste figura los mundos creados por la diabólica criatura y será también el encargado de mover sus hilos, sus guantes y sus varillas. Estará a su servicio aun sin saberlo. Unos pocos serán conscientes de su triste destino y estos se llamarán titiriteros.
POPE: Y a la execrable criatura, ¿cómo la podemos llamar?

MIMI: No se me ocurre otro nombre que el de títere.

POPE: Sea, pues, y que suceda lo dicho.

(SOMBRAS:  REPRESION PRIMORDIAL. Dos manos gigantes cogen al títere y le ponen hilos. El títere se resiste pero queda inmovilizado. A su lado, aparece la figura de un hombre: lleva un mando de marionetas en la mano y manipula una marioneta que camina cabizbaja.)

NARRADOR - Una vez Popé-Rachá y su amiga Mimí-Susú se hubieron retirado a descansar, la criatura a la que habían dado vida siguió desarrollándose acompañada siempre por la sombra inseparable que sus creadores pusieron a su lado. Pero la estallante vitalidad de sus primeras horas de luz, cuando a través de su imaginación creó mundos fantásticos y los pobló de dioses y otros seres maravillosos, jamás volvió a brillar sobre la faz de la tierra.

 NARRADOR- Lo que sucedió a partir de entonces ha quedado escrito en los anales de la historia del mundo como la más canalla e infame de las hazañas protagonizadas por el hombre. Este, envalentonado en su labor represora, quiso un día deshacerse de aquel ser molesto que tanto le recordaba sus orígenes miserables. Guardó a la preciosa criatura en lo más profundo de los desvanes de la especie humana, borrando de la memoria cualquier atisbo de su primordial vitalidad. Y, tras robarle los mundos de fantasía que había creado en el primer instante, se apropió de ellos para colonizarlos y someterlos a su voluntad. Así creó el hombre las civilizaciones y sus culturas, que metió en un saco llamado historia, usando de la tecnología para poblar la tierra de ciudades en las cuales puso a sus poblaciones, multiplicadas éstas por miles de millones.
El Doble y la Sombra
de Toni Rumbau
http://www.tonirumbau.org/doble-y-sombra.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario