sábado, 22 de diciembre de 2012

Winter El fuego del hogar




El fuego del hogar
Los personajes ígneos descritos como salamandras no tienen en España ni tradiciones ni leyendas dignas de
mención. En el mejor de los casos, se limitan a unos minúsculos seres luminosos que aparecen en las chimeneas
de los hogares o en algunos caminos, y sobre todo al culto que se rinde en determinadas zonas de España al
fuego del hogar (foc del llar, en Cataluña o lume do lareira en Galicia), así como todas sus variantes. Hasta
hace poco, en muchas casas rurales tenían una capillita en donde se veneraba una imagen de la Virgen o del
Niño Jesús, que tal vez es una supervivencia cristianizada del lararium romano, altar diminuto que presidía el
hogar y donde se rendía culto a los dioses domésticos o lares protectores de la casa, simbolizados por el fuego
sagrado. Antes que ellos, los celtas relacionaban ambos cultos: el de sus dioses lares y el del fuego del hogar.
En el crepitar de sus llamas, en sus contorneantes chispas, mucha gente vio seres minúsculos, rojos,
bulliciosos, amantes de la casa, aunque muy peligrosos para quien no sepa tener el comportamiento adecuado
con ellos. Como son seres elementales y una de sus características es la transformación, el hecho de que
algunos de ellos prefieran manifestarse como llamaradas, lenguas de fuego que recorren el cielo, fuegos fatuos
que salen del camino o bolas luminosas que saltan y brincan, no quiere decir que no puedan aparecer de otras
formas más humanas o animalescas, según las ocasiones. De ahí que no se trate de elementales circunscritos
primordialmente al elemento fuego, aunque se muevan con facilidad en el mismo.
En la antigüedad, el fuego se relacionaba con una persona viva, protectora del hogar, cuidadora de la casa,
grata y apacible. Todavía hoy se le invoca como deidad, se le trata y mira como a un ser vivo, recibiendo en
algunas zonas ofrendas y libaciones.
Fuente: CALLEJO, Jesús (1996). Gnomos guía de los seres mágicos de España. Editorial Edaf. Madrid

No hay comentarios:

Publicar un comentario