jueves, 20 de diciembre de 2012

Poemas japoneses a la muerte.




En la cultura japonesa ha habido la costumbre de dejar por escrito en forma de poema un último pensamiento ante la propia muerte inminente. Aquí presentamos una pequeña muestra de poemas escritos por samuráis, monjes zen y poetas de haikus, extraídos de Yoel Hoffmann  Poemas japoneses a la muerte. DVD ediciones. Barcelona, 2000. Poemas escritos por  samuráis Ota Dokan (1432-1486) estudioso del arte militar y poeta, fue apuñalado en la bañera. Asiendo el puñal que tenía clavado, pronunció el siguiente poema y murió:  Si no hubiera sabido
 que ya estaba
 muerto,
 habría lamentado
 perder la vida.
Yoshitaka gobernador de una de las islas del Japón (XVI) fue vencido por uno de sus generales rebeldes. Antes de suicidarse compuso:
Tanto el vencedor
 como el vencido no son
 sino gotas de rocío,
 sino el resplandor de un rayo.
Así deberíamos ver el mundo.
Poema del  samurai Sukemoto del siglo XIV que después de estampar su nombre , dejó el pincel a un lado. El verdugo se le acercó por detrás y la cabeza de Sukemoto rodó sobre la piel de animal sobre la que estaba sentado. Su cuerpo permaneció erguido.          Los cinco agregados de mi forma pasajera
        y sus cuatro elementos vuelven a la nada.
        Ofrezco mi cuello a la espada desnuda,
        cuyo tajo no es sino una ráfaga de viento.
Poema de otro samurai que sufrió la misma suerte:  Durante cuarenta y dos años
 he oscilado entre la vida y la muerte.
 Ahora zozobran las colinas y los ríos,
 la tierra y el cielo vuelven a la nada.
Poemas escritos por monjes zen         Mis setenta y seis años han terminado.
        No nací; no he muerto.
        Las nubes flotan en el vasto, altísimo cielo.
        La luna sigue su camino de un millón de millas.           Yakuo Tokuken 1320
        Toca
        la melodía del no ser.
        Nueve cumbres se derrumban,
        ocho océanos se secan.                             Zosan Junku 1308
        He ponderado las enseñanzas de Buda
        durante 84 largos años.
        ahora las puertas se me cierran.
        Nadie ha estado nunca aquí.
        ¿Quién  es, pues, el que va a morir?
        ¿Y por qué lamentarse de nada?
        ¡Adiós!
        La noche es clara,
        la luna brilla, sosegada,
        el viento entre los pinos
        suena como una lira.
        Sin yo y sin otro,
        ¿quién oye su son?                                      Zoso Royo 1276

Poemas escritos por poetas de haiku        El cuarto día
       del año nuevo: ¿Cuál mejor
       para dejar el mundo?                 Aki-No-Bo 1718
       Flores de la hierba,
       en los campos: hasta este momento
       habéis sido.                              Asei , 1752
       La primavera ha llegado
       a mi mundo:
       ¡Adiós!   Bainen , 1905
       La noche de invierno más larga:
       caen los pétalos del ciruelo y, al fin,
       la luna en el oeste.                                     Bankoku 1748
                                                        murió en el solsticio de invierno, el oeste hace referencia a la Tierra Pura
       Adiós.
       Paso como todas las cosas:
       rocío sobre la hierba.                    Bazan 1730

   Como gotas de rocío
       sobre una hoja de loto
       desaparezco                            Senryu 1827
       Segundo mes:
       llevo un sombrero de bambú nuevo
       y voy a casa                             Jowa 1785

http://www.cetr.net/es/articulos/arte_y_poesia/poemas_japoneses_a_la_muerte

No hay comentarios:

Publicar un comentario