lunes, 10 de diciembre de 2012

Krampus 4


 Existía en el pasado una diabólica leyenda pagana de navidad que recientemente ha renacido, es la del Krampus
Según la leyenda, el Krampus aparece en la noche del 5 de Diciembre, merodeando las calles durante dos semanas, haciendo sonar campanas y cadenas oxidadas para asustar a los niños pequeños

El Krampus fue aislado y condenado por distintas iglesias, por ser una tradición pagana y por su apariencia demoniáca.

Tradicionalmente en Austria, los hombres jóvenes se visten como el Krampus la noche del 5 de diciembre y durante las dos primeras semanas deambulan por las calles asustando a los niños con cadenas oxidadas y campanas.

Desde el siglo XVI en casi toda Europa, pero principalmente en Austria, Hungría, Alemania, Croacia, Eslovaquia, Eslovenia y algunas partes del norte de Italia, el 5 de Diciembre se celebraba la noche de Krampus. Esa noche los niños debían dejar sus zapatos en la puerta de su habitación, ya que San Nicolás vendría a confirmar quienes por su excelente comportamiento eran merecedores de regalos. Según la leyenda Santa Claus no viajaba solo, su acompañante era Krampus, un diabólico personaje cubierto de pelo, con una larga lengua roja, largos cuernos y algunas veces llevando un escobilla de abedul o un tridente, resultaba tan peligroso que San Nicolás lo controlaba con fuertes cadenas.

Mientras San Nicolás recompensaba con regalos y dulces a los niños buenos, Krampus por el contrario se encargaba de los desobedientes a quienes llenaba sus zapatos con carbón o papas podridas. Dependiendo de sus faltas Krampus podría además castigarlos con su escobilla de abedul, o lo peor a los muy traviesos los secuestraría cargándolos dentro de su costal para devorarlos en el Infierno. En realidad, la iconografía del Krampus, difundida através de tarjetas de navidad, postales y en libros infantiles, era lo suficientemente terrorífica para mantener la disciplina de los niños, allí se mostraba a Krampus golpeando, torturando e incluso cocinando las criaturas en aceite

No hay comentarios:

Publicar un comentario