miércoles, 24 de octubre de 2012

Los Mó, el altar a los ancestros.


Otro aspecto del Vudú, además de las obligaciones, bastante
imprecisas por otra parte, para con el Gran Met y el exigente servicio
hacia los Lwa, es el culto de los difuntos. El haitiano respeta a los
muertos, sus ancestros desaparecidos se transforman en espíritus
bienhechores que lo protegen de la enfermedad, de los maleficios, de
los accidentes, lo guían en esta vida terrenal, ayudándolo a soslayar los
obstáculos y a mejorar su situación financiera. Los muertos, los difuntos,
los finados son igualmente los intermediarios ante los Lwa en favor de
sus descendientes aún con vida, en este mundo. Con frecuencia, los
muertos se manifiestan por intermedio de mensajes, generalmente
transmitidos a través de los sueños.
En la mayoría de las familias, nadie comienza una comida sin tirar
sobre el piso algunas migas o algunas gotas de bebida para los Mó (los
muertos) que duermen bajo sus pies. No hay que provocarlos con un
olvido durante nuestros ágapes terrestres, pues enojados, pueden
vengarse de sus olvidadizos descendientes. Se comprende por qué son
tan temidos como venerados. Sólo se los "nombra" como Defun-an (el
difunto), cuando el "difunto" estaba aquí; hoy sería el cumpleaños del
"difunto", y si por azar, se debe obligatoriamente "nombrar" a una persona muerta, es necesario excusarse de inmediato . Puesto que, cuando efectivamente, se
pronuncia el nombre de una persona fallecida, se la "desvía" del largo
viaje por donde su alma se había lanzado


Es una práctica común en muchos hogares de varias religiones conservar las imágenes de nuestros seres queridos fallecidos en un altar.
Los mo,  siempre están agradecidos por una ofrenda de comida y / o bebida. Hay que ofrecerles algo que disfrutaban en vida. No conocer nada sobre el antepasado no es en absoluto prohibitivo para hacerle ofrendas.  Cuando un alma pasa, se nos dice, se retira a las aguas primordiales de Ginen donde aprende los secretos de la vida y la muerte que ningún ser humano puede saber. Una vez que esta transformación se ha producido, el alma se une a las filas de los mo , los muertos.  Ellos pueden ayudar a sus descendientes en una variedad de temas, y sulen enviar los sueños que nos guíe en el camino correcto.   Ellos no están muy dispuestos a ayudar si los ignoramos u olvidamos. Por eso es importante honrarlos en un altar, asi como ofrendarlos como si estuvieran vivos, sólo  estan de viaje...

2 comentarios:

  1. Realmente interesantes tus artículos. Sigue así.
    Un abrazo Dafnet.

    ResponderEliminar
  2. Gracias!! un abrazo también para ti.

    ResponderEliminar