lunes, 29 de octubre de 2012

La muerte sigue fijando sus ojos en los hombres...


Cuando el hombre fue creado, la  muerte  consideró  a  la nueva criatura
como la comida preferida para  él alimentarse. Asi, fué la muerte la
única divinidad que se  alegró de que dios creara  al  hombre.  Mientras
que  otras divinidades consideraban al hombre como a un ser inferior creado
para servirlas,  la  muerte  lo consideraba  como provision de alimento. No
obstante, esperó a que el  hombre se multiplicara y después de esto se
dirigió a capricho a sus moradas a escogerlos con el fin de  utilizarlos
como comida. Por carecer de los  medios de  defensa, sin
mencionar la lucha por respuesta, el  hombre  se resignó a la muerte, al
ataque incesante de la  muerte. Los hombres no tienen a quien apelar ya
que la lógica era, que tanto como ellos consideraban a los animales
inferiores, como comida para alimentarse, la  muerte  consideraba al
hombre como carne para comer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario