domingo, 2 de septiembre de 2012

INDIA - Varanasi - Rio Ganges




El Ganges nació como el “río blanco”, pero los siglos, las calamidades y el uso de sus aguas por el hombre lo han hecho de un color indeciso y abstracto. Su nacimiento se cuenta en uno de los más hermosos episodios del Ramayana, y desde ese borroso tiempo del mito, el curso del Ganges ha corrido en paralelo al devenir de la India.
El Ganges, río sagrado de la India , es el lugar donde los hindúes desean descansar eternamente. Los más afortunados pueden cremarse junto al río para que sus restos finalicen el ciclo de la reencarnación. Para los menos afortunados que no pueden costearse una cremación, la solución es que su cuerpo sea allí arrojado tras la muerte sin más.

Aviso, imágenes que pueden resultar desagradables
El Ganges es un referente para cualquier hindú. En el hinduismo, el caudal más famoso de la India, sería la propia personificación de la diosa Ganga. Las cremaciones a sus orillas son tan frecuentes que hasta llegan a ser una de las paradas turísticas en un tour por la India, ya que se cree que al ser arrojado al río, la reencarnación ya no tendrá lugar y se alcanzará la vida eterna librándose de cualquier acto impuro cometido en vida.
El nombre «Ganges» proviene de la palabra sánscrita «gáṅgā», que significa «va, va» (o sea, que se mueve rápidamente).
En el hinduismo, el río Ganges está personificado bajo la forma de una diosa: Maa Ganga (madre Ganges) o Ganga Deví (diosa Ganges). Según la leyenda, esta diosa era la madrastra de Kárttikeia (el dios de la guerra, e hijo de Shivá y Párvati).
A lo largo del río se encuentran numerosos lugares sagrados para los hindúes, incluyendo las ciudades de Benarés y Haridwar. Se cree que cada inmersión en el río sirve para expiar un pecado. Además, depositar las cenizas de un cadáver en el Ganges evita el ciclo de las reencarnaciones al difunto. Los hinduistas realizan continuas peregrinaciones al río para bañarse en él o meditar en sus orillas.
Según la mitología, el dios Brahmá creó el río Ganges a partir del sudor que recogió del pie del dios Vishnú. Años más tarde, un rey de nombre Sagara tuvo 60 000 hijos. Un día, el rey realizaba un ritual para el dios del reino en el que participaba un caballo. El dios Indra, celoso, robó el caballo y Sagar envió a todos sus hijos alrededor de la tierra para encontrar al animal. Finalmente lo encontraron en el inframundo al lado de un sabio penitente. Creyendo que el sabio era el autor del robo, le insultaron y golpearon. El sabio abrió los ojos y miró a los hijos de Sagar. Su mirada hizo arder hasta la muerte a los 60 000 hijos del rey.
Las almas de los hijos de Sagara vagaron como fantasmas hasta que terminara por completo el ritual que su padre había iniciado. Uno de los descendientes de Sagar, el rey Bhagīratha, rogó al dios Brahmá que permitiera a la diosa Ganga descender desde el Cielo para que tocara con sus purificantes aguas las 
cenizas de los difuntos, que así podrían ascender hasta el Cielo. Brahmá aceptó y ordenó que la diosa se llegara hasta el inframundo. Pero Ganga temía la caída hasta la Tierra. Bhagiratha entonces le pidió al dios Shivá que amortiguara el despeño del río.
Ganga cayó sobre la mata de cabellos de la cabeza de Shivá, pero creo un caos en toda la zona de los Himalayas, donde estaba meditando el rey Jahnú, quien montó en cólera y tragó por completo las aguas del río. Los dioses y Bhagīratha oraron al sabio para que soltara a la diosa. Así lo hizo Jahnú. Entonces Bhagīratha guio con su rapidísimo carro (justamente bhagīn-ratha significa ‘rápida carreta’ en sánscrito) al río a través de la India hasta el océano. Allí Ganga llegó hasta el borde y entró en el infierno, donde liberó a las almas infortunadas de los 60 000 hijos de Sagara.
En el Ganges, habita una especie de delfin : Platanista gangetica
En el Siva Purana, Shiva enseño por primera vez el yoga a su esposa Parvati mientras un delfín del rio Ganges lo escuchaba. Al oír sobre yoga de labios de Shiva, el delfín se convirtió en hombre y fue llamado Matsyendra (rey pez) el primer yogui

No hay comentarios:

Publicar un comentario