viernes, 7 de septiembre de 2012

Imaginó cómo se sentiría un zorro enfrentado a un rebaño de ovejas furiosas. Unas ovejas que, además, podían contratar a lobos

No hay comentarios:

Publicar un comentario