miércoles, 12 de septiembre de 2012

El Ritual Kukeri: Día de los siniestro Monstruos en Bulgaria.


Cada año, en un día poco después de Año Nuevo y antes de la Cuaresma, la fiesta de Kukeri se celebra en Bulgaria. Es una tradición que puede remontarse hasta 4.000 años atrás,a los antiguos tracios - y Dionisos, el dios tracio y griego asociado con el vino, la fertilidad y el renacimiento. El festival está repleto de simbolismo místico, impregnado como está en una tradición que representa el ciclo de la vida, muerte y renacimiento.
Del 27 al 29 de enero la ciudad búlgara de Pérnik, en la parte occidental del país, cerca de la capital Sofía, es anfitrión de una fiesta de impresionante colorido por los ritos practicados y el mensaje que lanza al público.
 vestidos con pieles de animales gruesas y las campanas  colgando de sus cinturones, cuyo estrépito  llena el aire. Estos monstruos no hablan, sino más bien caminan y bailan a su manera a través de ritos antiguos, armados con distintas armas. Y los rituales se remontan miles de años atrás, en un tiempo en que los dioses paganos eran adorados y los espíritus malignos se consideraban una seria amenaza.


en estos días trajes de los participantes están hechos de materiales diferentes - cualquier cosa, desde ropa hasta alfombras, dependiendo de las costumbres locales. El Kukeri también llevan consigo palos de madera, espadas y cetros conocidos como 'Thyrsus de personal - Escudos de la fertilidad que se remontan al culto de Dionisio de la que deriva el carnaval. Pero antiguamente, los trajes eran de  chivos expiatorios.
Las máscaras temibles de madera (originalmente en representación de la cabra) llevados por el Kukeri menudo tienen mandíbulas articuladas que pueden abrir y cerrar, así como cuernos que pueden ser reales o de madera. A veces, estas máscaras tienen dos caras, una que representa el bien y la otra el mal, que refleja el equilibrio de estas fuerzas de la naturaleza. Las máscaras se cree que ahuyenta a los malos espíritus, y una vez que se ponen no se pueden quitar por el resto del día.Por esa razón los hombres se transfiguraban en seres espantosos con la esperanza de que de esa manera ahuyentarán a los malos espíritus y lograrán armonía y bienestar.  Todo un reto teniendo en cuenta lo pesado que debe ser!
Se cuelgan algunas hierbas, como la hiedra (que es sagrada a Dioniso), albahaca (una hierba que significa el amor en algunas culturas). En el pasado, esta fiesta era estrictamente para los hombres jóvenes,  ya que es un rito de paso a la edad adulta. En estos días, más liberales, sin embargo, las mujeres y los hombres de todas las edades pueden participar
En el comienzo del festival, los participantes se reúnen para elegir un líder que hará el papel más importante en las ceremonias. El traje del lider consta de las pieles de los siete animales, las bestias de la cual se cree que sacara fuerzas. A diferencia de sus compañeros de Kukeri, se  pinta la cara en negro en lugar de llevar una una máscara, y los cuernos se pegan directamente a la cabeza. El falo de madera que cuelga de su cinturón no deja ninguna duda en cuanto a la fuerte carga simbólica que subyace en este festival: la fertilidad.
Bajo un cielo oscurecido por nubes espesas, se echa en las calles, haciendo sonar con el sonido de las campanas gigantes. Pronto van a entrar en las casas de los habitantes del pueblo - por la fuerza si así lo elige. Sus rostros son una mezcla terrible de mandíbulas, cuernos retorcidos y ojos grandes, sin pestañear. 
Una vez que todos están vestidos y listos, van en una procesión con el acompañamiento de mucha música y aplausos. No se limitan a pasear, sino que deben caminar en un estilo rítmico particular, a la vez que las campanas que cuelgan de sus cinturas. Aunque una gran cantidad de ruido acompaña al Kukeri desfilando, ellos mismos tienen prohibido hablar y revelar sus identidades detrás de las máscaras
Ellos grabarán en una cinta la tradición de los juegos kuker, desde la elaboración de los disfraces hasta la presentación de la original danza
Hasta hoy día, al comienzo del nuevo año, escondidos detrás de estrafalarios disfraces con enormes cuernos y agudos caninos, o bien traqueteando con picos, y adornados con pesados cencerros de cobre, los kuker desfilan por los pueblos y ciudades búlgaras deseando a todos salud y prosperidad.Estos ritos se ejecutan en los llamados días sucios, desde Navidad hasta la Epifanía, así como al final del invierno. En algunas regiones de Bulgaria los juegos de disfraces se practican en los días posteriores a la Pascua de Resurrección, incluso durante algunas fiestas de otoño. Los disfrazados, en búlgaro llamados kuker, juegan para el bienestar de todos, por un nuevo inicio. Precisamente con esa idea, comparsas de todo el país acuden al festival de Pérnik que transcurre bajo el lema “Festejen con nosotros para ahuyentar juntos el mal”. El festival internacional de los juegos de máscaras de Pérnik es una manifestación realmente sin parangón en Europa.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario