domingo, 2 de septiembre de 2012

El encuentro con los Perros Negros.


Un perro negro fantasmal es una existencia espectral que se encuentra en casi todas las culturas. Se dice que se suelen ver en Inglaterra y Escocia, pero esto no es cierto, ya que en España, Francia, y casi todos los paises de Europa ha habido encuentros con este tipo de perro y en America del sur, también.
Las Leyendas son muchas y variadas, muchas, tiñen estos encuentros con lo diabólico, incluso, con la muerte. Estos perros, generalmente más grandes que los perros habituales o comunes, algunos con abundante pelaje, otros sin él, despiertan generalmente miedo, asociandolos el inconsciente colectivo al mal y al inframundo. Parece ser que están asociados por algún motivo a un lugar o zona y siempre se aparecen en los mismos lugares.
Pero, sin embargo, se han dado historias, en las que han servido como protectores, y en algunas de estas historias, aun estando ligando a la muerte, como el perro negro que seguia los entierros, con un absoluto aspecto benigno e inofensivo, como como el Gurt Dog de Somerset y el Perro Negro de Hanging Hills.
El inconsciente colectivo los relaciona con el inframundo,
 La primera función mítica del perro es la de psicopompo, guía del hombre en la noche de la muerte tras haber sido su compañero en el día de la vida. Desde Anubis a Cerbero,pasando por Thot, Hermes, etc.. el perro a prestado su figura a todos los grandes guías de las almas ,sobretodo, en nuestra cultura occidental. Pero hay perros en el universo entero y en todas las culturas reaparece con variantes que no hacen sino enriquecer este primitivo simbolismo.  En la  numerosa iconografía egipcia,tienen por misión encarcelar o  destruir a los enemigos de la luz y guardar las puertas de los lugares sagrados, el más conocido es Anubis ( dios de los ritos funerarios y de la muerte. Hijo de Isis y de Osiris representado con cuerpo de hombre y cabeza de chacal). Entre los germanos, un perro terrible, llamado Garm, guarda la entrada del reino de los muertos, país de los hielos y las tinieblas.

Pero el perro tan familiarizado con lo invisible, no se contenta con guiar a los muertos, también sirve como intercesor entre este mundo y el otro. Así, entre los  "bantú" del Kasai se ha observado un método de adivinación por hipnosis en el cual el cliente del adivino, ligado a este por un hilo, es descendido a una fosa en la que entrará en comunicación con los espíritus gracias a la presencia a sus lados durante todo el tiempo en que cae en hipnosis, de un perro y una gallina. En la misma región, la aparición del perro en un sueño advierte de que se está llevando a cabo una operación de hechicería en alguna parte. En algunas tribus de Siberia, en los banquetes funerarios se ofrece a los perros la parte del muerto tras haber pronunciado: ¡Cuando vivias comias tú mismo, ahora que has muerto es tu alma la que come!.  También hay chamanes que visten un hábito hecho de pieles de perro curtidos lo que demuestra el poder adivinatorio dispensado a este animal




Pero podemos ver al perro como un guardian, un fiel amigo que nos conduzca a través  de ese otro mundo, aumque fiero guerrero, pues su tarea es protegernos.
En muchas historias, los encuentros ocurrian cuando la persona se extraviaba del camino, o cuando conscientemente, atravesaban un camino no habitual, ahí aparecía el perro, y aumque no eran atacados por el, si se sentían observados. Quizas la aparición de estos perros, se debian al hecho de estar protegiendolos de otra suerte desconocida, guardianes espectrales de esos caminos.
Al menos, asi los veo yo. Podemos elegir que creer, y yo elijo creer que su encuentro  es una suerte de protección, cuando andamos por caminos no conocidos que pueden ser peligrosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario