domingo, 1 de julio de 2012

Probablemente el esquizofrénico esté teniendo la misma experiencia que el mago, pero carece de un contexto para entenderla. [Su sentimiento básico] es el de la interconexión de todas las cosas. Esto es un estándar lunático, pero es también un estándar mágico. [Pero si esto es incontrolable] acabas perdido en un mundo en el cual todo está obviamente conectado por hilos simbólicos. En realidad esto es lo que busca el mago, el observar estos hilos que conectan las cosas. Si tienes un sistema —incluso si es un fantasmada completamente inventada— al menos cuentas con un archivador en donde poner todo este material, y así no tienes por qué verte machacado por él. (…) Dicho en términos lingüísticos, (…) irónicamente algo que es pura señal casi no contendrá información. Una señal pura es [un libro de Teo]. Algo que contiene ruido, hasta cierto punto, como una página del Ulises o un libro de Ian Sinclair, al mirarlo no tiene ni pies ni cabeza, pero de hecho contiene una increíble cantidad de información. La información es, hasta cierto punto, tanto producto del ruido como de la señal. Esto dependerá de si dispones o no de un mecanismo de decodificación. Por eso la gente no entiende los libros de Ian Sinclair. Las cosas de las que habla están tan fuera de su concepción de la realidad que se aparecen como ruido. Pero si alguien lo toma como señal, y entiende el por qué de como una cosa conecta con la otra, obtendrá una gran cantidad de información. Lo mismo sucede con la magia: si tienes un sistema de decodificación, un manual, la información puede llegarte en forma de maremoto y no te ahogarás.
—Alan Moore

No hay comentarios:

Publicar un comentario