sábado, 28 de julio de 2012

Pacto con Demonios




La noción de pacto demoníaco tiene su sentido central en el empleo de una poderosa entidad que pueda satisfacer los sentimientos del mago dando a cambio un pago adecuado por poder transformar enormemente la realidad. Para clarificar este punto, enfoca tu mente en algún sigilo o hechizo que no funcionó; probablemente puedas recordar una ocasión cuando sabías que no iban a resultar, a pesar de haber planeado meticulosamente tu trabajo mágico. Simplemente no lograste ni un solo punto: alguna parte de tu mente no estaba de acuerdo con tu trabajo y lo saboteó.
 Como resultado de esta experiencia, quizás hayas evolucionado una técnica para lograr resultados mágicos, al unísono con tus yoes, quizás a través del dibujo automático de sigilos sobre un determinado tema hasta que se “sienta bien”. De manera similar, empleando un demonio, el operador debería entrar en negociación con el, utilizando algún sistema de adivinación o radestesia. Esto asegura que en el trato final se consagra el pacto satisfactoriamente para ambas partes, así la operación se encauza en un mismo rumbo.
Similar de alguna manera tanto a los demonios como elementales, son Spirits of Hoodoo, como ha esbozado Michael Berdaux. Se considera también que estas entidades están relacionadas a las almas de humanos muertos de gran antigüedad, tal vez en el sentido en que los muertos antiguos forman arquetipos heroicos para la tribu, y finalmente son identificados como deidades.
 El método de trabajo mágico con ellos es una forma de oración. Peticiones directas son hechas a los Espíritus, y cobran en la divisa de energía corporal. Las entidades más poderosas de este sistema se complacen con sacrificios sexuales.
Este es un procedimiento para un pacto demoníaco, despojado de excentricidades, mostrando sus elementos más simples, y empleando incluso los demonios más extraños. Claro está, el ingrediente necesario para lograr el éxito es la habilidad de creer en la existencia literal de estos Espíritus, para así poder sumergirse a uno mismo completamente en este paradigma. Esto pone en la palestra uno de los grandes
problemas para los magos del Caos a la hora de revestirse del paradigma espiritista: los espíritus solo funcionan si tu crees en ellos, y su mundo es altamente seductivo. Es seductivo precisamente porque dependen de la vida que les des para manifestarse y evolucionar, y ellos son buenos sobreviviendo y evolucionando. Ellos te necesitan – tu creencia, tu energía, tu carne como canal para manifestarse. A las entidades no les gusta que te quites tu creencia en ellos con la misma rapidez con la que cambias de ritual o de ropa. 
Dave Lee





a

No hay comentarios:

Publicar un comentario