miércoles, 20 de junio de 2012

Ejemplo de una invocación del dios de la guerra

El Iniciado se para en una cámara pentagonal iluminado por cinco lámparas rojas. El está vestido de carmesí y la piel de un gran oso o lobo. Él está ceñido con armas de acero, y una corona de hierro (o casco) adorna su cabeza. Él ha preparado su cuerpo con ayuno, con rigores, con flagelos, y con estimulantes.
Él vacía azufre, roble y resinas acres dentro del incensario y unge su cuerpo con bálsamo de tigre. El toca un aire marcial sobre un tambor para abrir el templo, o si no dispara al aire un arma ruidosa. Él ha desterrado todas las influencias extrañas mediante los métodos que pueda (siendo preferente un ritual del pentagrama).
Derramando sangre de su hombro derecho con una daga, él traza el sigil de Marte sobre su pecho y el Ojo de Horus en su frente. Con una afilada espada, él dibuja los símbolos de Marte a su alrededor en su ojo mental con líneas de fuego carmesí y se visualiza en la forma del dios Horus
Luego él empieza su danza bélica mientras un asistente, si tiene uno, continúa tocando el ritmo, aplicando el azote, o descargando armas de fuego.
Música marcial puede ser tocada por alguna máquina. Mientras salvajemente baila, a su dios él canta:
¡Io Horus Horus!
¡Horus venid a mí!
¡GEBURAZARPE!
¡Vos sois yo, Horus!
¡Yo soy vos, Horus!
Él continúa esto hasta que el dios lo tome dentro de un éxtasis.
Se debe observar que cualquiera de estos apoyos puede ser dispersado por cualquiera cuyo Kia fluya firmemente dentro de los artefactos dispuestos de la imaginación.
No hay límite a las experiencias inconcebibles dentro de las cuales el intrépido psiconauta puede desear sumergirse. Aquí están algunas ideas para construir una innovadora misa negra como una blasfemia contra los dioses de la lógica y la racionalidad. La Gran Diosa Loca Caos, un aspecto inferior del fundamento final de la existencia en forma antropomórfica, puede ser invocada por Su éxtasis e inspiración.
Tamborileo, brincos y giros en movimientos de libre forma son acompañados con conjuros idiotas. La hiperventilación forzada es usada para provocar risa histérica. Alucinógenos suaves y agentes desinhibidores (tales como el alcohol) son tomados junto con esporádicas boqueadas de gas de óxido nitroso. Los dados son arrojados para determinar que comportamiento sexual e irregularidades sexuales tomarán lugar. Música discordante es tocada y linternas eléctricas salpican sobre ondulantes nubes de humo de incienso. Un completo remolino de ingredientes es usado para anonadar los sentidos. Sobre el altar, una gran obra de filosofía, preferentemente de Russell, yace abierta, sus páginas ardiendo ferozmente.
Saturno, el Dios de la Muerte, podría ser invocado de la siguiente manera. Primero, el Iniciado se prepara mediante ayuno, insomnio, y agotamiento.
Se retira a la cámara, la cual está cerca de la total oscuridad, siendo iluminada solamente por tres varas de un incienso rancio, resinoso, empalagoso. El evalúa su cuerpo enrollando láminas de plomo alrededor de sus miembros, tronco y cabeza. Por otra parte, su cuerpo está frío y desnudo. A un lento, monótono golpe de tambor, él conduce un entierro simulado de sí mismo. Con extrema cautela, él puede tomar pequeñas cantidades de alcaloides solanáceos similares a la atropina.
Luego meditará sobre sí mismo en el aspecto de un cadáver o esqueleto surgiendo lentamente en una andrajosa y tortuosa sábana y asumiendo su guadaña de oficio.
En labores de invocación, nada alcanza el éxito como el exceso
liber null
peter carroll

No hay comentarios:

Publicar un comentario