miércoles, 20 de junio de 2012

CREENCIA ALEATORIA

Diversos estadios en el ciclo de la creencia del yo son suministrados en las siguientes secciones. Intenten uno u otro de ellos por una semana, un mes, o un año. Este ejercicio puede ahorrarles una o dos encarnaciones innecesarias. Puede también ayudarles a hacer claro el mecanismo eónico que crea los múltiples milenios psíquicos de la historia pasada y futura. Las creencias son dadas en orden, sobreentendiendo que al Nº 6 le sigue el Nº 1, en un círculo. El Ateísmo y el Caoísmo son presentados ambos en sus fases temprana y degenerada para aclarar los estados del cambio, y permitir el uso del cubo sagrado. 

Opción del dado Nº 1: Paganismo.
Los dioses se muestran en todas las cosas. En los elementos, tempestuosos y plácidos por turnos; en los mares, en las montañas, en los verdes campos, en el granizo y en el relámpago. Ellos se muestran como varios animales y se muestran en los metales y en las piedras. La mayoría de todos ellos se muestran en la mente del hombre empujándolo al amor, a la guerra, a la fortuna, o al desastre. Los dioses custodian todo en el mundo; no existe nada que no se encuentre bajo los auspicios de uno u otro dios.

Pues en todas las cosas existen la sustancia y la esencia. Los dioses salieron del Caos, y de los dioses vinieron las esencias de todas las cosas – algunos dioses brindando esencias a algunas cosas y otros a cosas diferentes. El hombre contiene las esencias de todos los dioses.
Lo que es bueno o lo que es malo es lo que place o desagrada a los dioses. Pero lo que agrada a Marte puede no agradar a Venus. Por lo tanto, hay guerra en el cielo incluso como hay guerra en la humanidad. No obstante, haciendo una invocación apropiada o una ofrenda podemos arreglar las cosas y ganar sus favores. Si vivimos siempre en devoción a nuestro dios patrono y no hacemos en demasía lo que desagrada a los otros, nuestra sombra marchará en la muerte a regocijarse en la esencia de su deidad.
Opción del dado Nº 2: Monoteísmo.
No hay sino un Dios que lo creó todo. El creó al hombre a su imagen y semejanza. El dio al hombre libre arbitrio para hacer el bien o el mal. El bien es lo que agrada a Dios, el Mal lo desagrada. Después de que mueras Dios te recompensará o te castigará por complacerlo o desagradarlo. Dios también creó ángeles y demonios. Estos son espíritus con libre arbitrio, algunos permanecieron buenos, otros devinieron malos. Estos espíritus ayudan al hombre a llegar a ser bueno o lo tientan para hacer el mal. Si paras de hacer algo malo, Dios estará complacido. Si paras de hacer algo que disfrutas en el nombre de Dios, el también estará complacido. Puedes rogar a Dios y pedirle auxilio. Puedes adorarlo orando también. Por esto Él estará complacido. Para saber como ser bueno y agradar a Dios debes obedecer las enseñanzas y la autoridad de la jerarquía religiosa que Él ha establecido en la tierra como la única religión verdadera.


Opción del dado Nº 3: Ateísmo.

La idea de dios o un alma personal es una hipótesis de la cual no necesitamos. Además no existe la más pequeña migaja de evidencia que se mantenga firme ante el análisis. Adhirámonos a lo que es real ¿lo haremos?
Siempre existe algún tipo de razón o explicación para todo. Incluso si aún no hemos logrado procesarlo todo. Pero lo hemos estado haciendo bien. Digo, solamente tienes que mirar alrededor de ti mismo, el universo entero trabaja sobre una base de causa-efecto sensible; solamente te engañas si eres demasiado
primitivo para obrar como éste obra. El libre arbitrio, verbigracia, es probablemente una ilusión causada por algún defecto en la plomería neuroeléctrica-bioquímica del cerebro. Pero continuemos usándolo hasta que lo descubramos. Después de todo, el disfrute es la completa razón de la vida. El único tipo de moralidad o ley que tiene valor es aquélla que inhibe a los tontos de echar a perder su propio disfrute o el de los demás a final de cuentas.
Y cuando estás muerto, estás muerto.
Hasta que hallemos evidencia de lo contrario.
Opción del dado Nº 4: Nihilismo (Ateísmo tardío)
La causalidad material es todo. La ciencia puede probablemente dar razones convincentes de todo. No existe nada que no sea causado por algo más.
Pero esto no es una explicación.
El mundo ahora parece accidental, arbitrario, y sin significado. Podemos conocer Como sucede todo pero aún no hay razón del Por qué. El universo se ha vuelto predecible pero absurdo. Ese es el agobio de la inteligencia, de ser capaz de ver a través de todo. Obviamente no hay espíritu o supervivencia personal después de la muerte. Por consiguiente, no hay razón para hacer algo, o respecto a eso, para refrenarse de hacer cualquier cosa. Incluso esto es engañarnos a nosotros mismos pues no hay tal cosa como el libre arbitrio. Uno no puede evitar sino involucrarse haciendo porque uno acierta a ser. Toda motivación es solo un intento de poner el cuerpo-cerebro en una energía inferior, en un estado menos tenso, incluso si es por una ruta digresiva.
No existen absolutos en términos de importancia, bondad, significado y verdad que no surjan de la estructura accidental del cuerpo-cerebro y sus contornos.
Simplemente estamos viviendo afuera las fuerzas caóticamente complejas que nos engendraron y que algún día nos reducirán a la nada otra vez. Todo lo que alguna vez hagamos es solo el resultado de cómo estamos hechos y lo que nos ocurre. Por toda nuestra pretensión de libre arbitrio, somos un accidente corriendo un curso fijo pero desconocido

Opción del dado Nº 5: Caoísmo.
Como es arriba es abajo.
Yo soy el universo.
La fuerza vital en nosotros es la fuerza vital del universo
La fuerza vital en nosotros (éter)
Es la fuerza sutil del universo
La materia grosera en nosotros
Es la materia grosera del universo
Para Caos nada es verdad y todo está permitido
Aunque se ha limitado a sí mismo

Al principio de la dualidad
Al edificar este mundo para sí mismo.
(Para una mayor elucidación de estas creencias consultar El Libro del Caos en su totalidad)
Opción del dado Nº 3: Superstición (Bajo Caoísmo)
En vista de que todos los fenómenos vienen de la única fuente, existen ahí misteriosas conexiones entre las cosas con similitudes.
Todas las cosas análogas contienen la misma signatura o esencia; ellas
comparten el mismo espíritu. Esta esencia o espíritu puede ser dirigida dentro de otras cosas trayendo los objetos signatura-conexión al contacto con cualquier cosa de que se trate. Este es el principio del contagio.
Ya que todas las cosas se encuentran conectadas de diversas y misteriosas maneras, uno puede tomar augurio de cualquier cosa sobre cualquier cosa de la cual uno se recuerde. No existe nada que no sea un presagio acerca de algo más para él que tiene el ingenio para saberlo.
Y por similar sabiduría, cualquier cosa puede ser influida por la ejecución de la acción requerida sobre cualquier otra cosa que le recuerde a uno de ésta. Lo análogo atrae lo análogo, el principio de afinidad.
Los más sabios de todos son aquellos que conocen las conexiones más profundamente ocultas. Ellos son capaces de recordarse de lo más obscuro por lo más obscuro. Ellos saben que los sacrificios son para ajustar o aplacar las esencias de las cosas. La moralidad es la elusión de la desgracia. La próxima encarnación de uno será como cualquier criatura de la cual la actividad de uno en vida es más reminiscente.
liber Null
PETER J. CARROLL

No hay comentarios:

Publicar un comentario