domingo, 29 de abril de 2012

El Universo B

El Universo B es considerado el lado oscuro del universo, el lugar primitivo en donde
habitan seres salvajes e incontrolables pero por eso mismo llenos de poder y habilidad.
Dentro de nuestro pequeño microuniverso ese es el cerebro reptil y dentro de nuestra mente
ese es el subconsciente, más exactamente lo que Jung llama “La Sombra”.
El acceso voluntario a esta zona de nuestra psique es el equivalente de ir tras un tesoro en
un templo perdido en la mitad de la selva, aquellos que regresan obtienen el susodicho
premio y como bonificación la experiencia de haber estado allí y haber vuelto con vida.
Como todos sabemos, en tales templos el tesoro esta guardado por una serie de trampas
peligrosas o creaturas salvajes. El recorrido no es exactamente un paseíllo por el parque.
El iniciado de Universo B es entonces el equivalente de un cazador de tesoros: de carácter
fuerte, valiente, de poca moralidad dentro de su trabajo y con la hoz de la muerte colgando
sobre su cabeza cada segundo. Quizás por esto mismo muchos magos temen a estas
personas que toman a Universo B como su sitio de trabajo.
El shaman fue el primer tipo de iniciado de estos sistemas. Mediante estados alterados de
conciencia entraba en los territorios peligrosos del “Otherworld” en donde muchas veces
luchaba por recuperar pedazos del alma de uno de los miembros de la tribu. Su victoria
significaba que el paciente se iba a recuperar pero para ser un shaman primero había que
sanarse a si mismo, debía pasar años de entrenamiento viajando constantemente al
“Otromundo” para aprender a guiarse dentro del mismo, hacerse amigo de los habitantes de
allá, etc…. Su régimen de entrenamiento era más o menos así:
• Aprender a pasar del Estado Común de Conciencia (ECC) al Estado Shamanico de
Conciencia (ESC)
Aprender a controlar el ESC, su descontrol es muy común en las etapas preliminares
• Una vez ha dominado el ESC puede navegar el “Otromundo”
Este mismo lineamiento es el que se utiliza en la mayoría de corrientes que navegan al
inframundo o universo B. Los ESC tienen un objetivo: descontrolar al cerebro reptil para
ganar acceso a su interior,
como ya lo mencione al principio del ensayo el cerebro reptil esta controlado por el
sentimiento o estado de seguridad. Romper este estado es la primera meta del iniciado.
Los métodos giran alrededor de los tres principios del cerebro reptil: reflejo de lucha o
huida, reproducción sexual, alimento. He aquí unos ejemplos para perder la sensación de
seguridad:
• Dolor extremo (muchos shamanes lo trabajaban por medio de rituales donde
recibían un tatuaje o piercing tribal, métodos para nada bonitos ni agradables).
• Miedo extremo (supervivencia en una zona desconocida, enfrentamiento contra un
animal o persona peligrosa, sobrevivir a estar dentro de una cueva o ataúd durante
una cantidad de tiempo desconocida).
• Cansancio físico extremo (danzas y cantos tribales en grandes cantidades).
• Ira extrema (inducida voluntariamente por un mal trato o por imitación de
animales).

• Sexo (en grandes cantidades de forma lujuriosa o rompiendo un tabú sexual).
• Ayuno de varios días o insomnio de varios días.*Plantas de Poder

• Desorientación (se puede obtener con cualquiera de los trabajos anteriores, la sobre
estimulación sensorial como por ejemplo escuchar música pesada a muy altos
volúmenes también es de gran ayuda).
El siguiente paso consiste en dominar el ESC, esto no será fácil, gran cantidad de iniciados
encontraran que la ira los domina por completo y el trabajo se daña, otros se pierden dentro
del viaje psicotrópico dela planta o huyen en repudio cuando enfrentan al tabú sexual. La
clave aquí es dominar al estado, estar consciente dentro del mismo, experimentarlo como
“sensación pura” sin ideas o emociones que la apoyen.Varios caen en esta parte del camino
El mago común trabaja con los dos primeros pasos, lo que hace la diferencia es el tercer
paso, la entrada al subconsciente u “Otromundo”. Dentro del ESC debe comenzar un
proceso de viaje interno (o astral si sabe como) por lo general activado al concentrarse en
una imagen especial o repitiendo un cantico que se le ha enseñado previamente. Una vez ya
este en el “Otromundo” todo queda en manos de la propia persona.
Por Frater Anonymous

2 comentarios:

  1. Vaya es una racionalización del tema muy didáctica. Cumplimenti.

    Por cierto cuando sale el autentificador diciendo "Demuestra que no eres un robot" no he podido dejar de pensar en Blade Runner.

    ResponderEliminar
  2. Hola imginauta:) ¿que tal estas?

    Fantástica la pelicula que te rememora!!!

    ResponderEliminar