martes, 27 de marzo de 2012

El Buda de Madera. Cuento

El Buda de Madera

Una fría noche de invierno, un asceta errante pidió asilo en untemplo. El pobre hombre estaba tiritando bajo la nieve, y el sacerdote del templo, aunque era reacio a dejarlo entrar, acabó accediendo:
  
Está bien, puedes quedarte, pero sólo por esta noche. Esto es un templo. No un asilo. Por la mañana tendrás que marcharte. A altas horas de la noche, el sacerdote oyó un extraño crepitar. Acudió rápido al templo y vio que el forastero había encendido un fuego y estaba calentándose
Observó que faltaba un Buda de madera, y preguntó:
 
¿Dónde está la estatua? El otro señaló al fuego con un gesto y dijo:

 —Pensé que iba a morirme de frío… —

¿Estás loco? ¿Sabes lo que has hecho? Era una estatua deBuda. ¡Has quemado al Buda! El fuego iba extinguiéndose poco a poco. El asceta lo contempló fríamente y comenzó a removerlo con su bastón.

¿Qué haces ahora?

vociferó el sacerdote.
 
Estoy buscando los huesos del Buda que, según tú, he quemado

No hay comentarios:

Publicar un comentario