martes, 31 de enero de 2012

Necronomicon Magic

Los Antiguos tienen ciertos líderes o señores que se mencionan por su nombre en el Necronomicon o en otros textos antiguos que son menos conocidos. Azathoth, el dios idiota ciego del caos, tiene sólo una relación indirecta con el mundo. Se sienta en su trono negro en el centro del caos y con su flauta crea una música compuesta de las proporciones y armonías que sostienen el universo, mientras que los grandes dioses ciegos bailan alrededor de él, hipnotizados y obligados por los sonidos. Es torpe, deforme, cubierto por su propia suciedad, sin embargo, él tiene el poder de creación y destrucción en la forma de las notas musicales de su flauta. Mientras juega, los dioses mayores, que bailan tejen la trama del universo o desentrañan la misma. En ellos se puede observar ecos míticos de Shiva, dios hindú de la danza, cuya danza crea o destruye el mundo, y también de las tres Parcas griegas que controlan los hilos  de vida de todos los seres humanos.

El alma y el mensajero de los dioses que bailan a la música de Azathoth es conocido como Nyarlathotep.  El Desprecia a Azathoth, pero es obligado por su naturaleza a su servicio, puesto que Azathoth no es más que una personificación del vórtice central del caos en sí, y Nyarlathotep es un siervo del caos
le gusta caminar por la superficie de nuestro mundo en forma de un ser humano. Él tiene muchos avatares o recipientes que le sirven de cuerpos, pero él prefiere la de un inmortal faraón egipcio que es  moreno, alto, flaco, con las manos huesudas y con ojos que brillan como estrellas. Tiene un sentido del humor sardónico. Nuestra raza, con sus pequeñas guerras y sus deseos, le producen diversion.
 él es el más humano de todos los Antiguos, el único entre ellos con el cual  es posible comunicarse de una forma familiar. Nyarlathotep disfruta de la compañía de los seres humanos  de la misma manera que un niño disfruta atormentando maliciosamente  un nido de hormigas
Los Antiguos ciegos e invisibles, cuya sustancias son tan extrañas que ni siquiera podemos verlo con nuestros ojos , se mueven entre dos mundos, e incluso entre las galaxias, por medio de portales dimensionales. Estos son controlados por el habitante del cielo, Yog-Sothoth.
En uno de los pasajes del Necronomicón ya citado por Lovecraft en su relato "El Horror de Dunwich", la relación entre Yog-Sothoth y los viejos se describe:
Los Antiguos fueron, los Antiguos son y los Antiguos serán. No en los espacios que conocemos, pero  si entre ellos.Yog-Sothoth conoce la puerta. Yog-Sothoth es la puerta. Yog-Sothoth es la clave y el guardián de la puerta. Pasado, presente, futuro, todos son uno en Yog-Sothoth.
sería un error pensar en Yog-Sothoth como un guardián. No sólo es el guardián de las puertas, y la llave que abre estas puertas, de hecho, él es  la misma puerta, ya que todas las puertas son uno en Yog-Sothoth - una sola puerta que puede abrir en cualquier lugar en cualquier dimensión de tiempo o espacio. Los Antiguos gobernados por Yog-Sothoth viven escondidaos en las dimensiones de la atmósfera superior, sin embargo, hay otros seres Antiguos invisibles que habitan en  tumbas gran profundidad bajo las arenas del desierto de Arabia, donde fueron expulsados ​​en una gran guerra.
Donald Tyson

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario