martes, 3 de enero de 2012

Metamorphosis

La transmutación de la mente hacia una conciencia mágica ha sido usualmente llamada la Gran Obra. Tiene un propósito difícil de obtener que eventualmente produce el descubrimiento de la Voluntad Verdadera. Incluso la pequeña habilidad de cambiarse a uno mismo es más valiosa que cualquier poder sobre el universo externo. La metamorfosis es un ejercicio dentro de la reestructuración voluntaria de la mente.

Todo intento por reorganizar la mente involucran una dualidad entre dos estados y el estado deseado. Por lo tanto, es imposible cultivar cualquier virtud como la espontaneidad, la alegría, el orgullo piadoso, la gracia o la omnipotencia sin involucrarse a uno mismo en más convencionalidad, tristeza, culpa, pecado e impotencia durante el proceso. Las Religiones están basadas en la falacia de que es posible tener a uno sin el otro. La alta magia reconoce la condición dual, pero no se preocupa acerca de si la vida es agridulce o dulce y amarga; sino que busca conseguir cualquier perspectiva perceptual arbitraria a voluntad.

Cualquier estado mental puede ser arbitrariamente elegido como un objetivo para la transmutación
pero hay una virtud especial en los que se presentarán a continuación. El primero es una antídoto para la falta de balance y posible locura producida por el trance mágico. El segundo actúa específicamente contra las obsesiones que pueden producir las prácticas mágicas presentadas en la tercera sección. Estos estados son:
1) Carcajada / Carcajada

2) No Aferrarse / No Desinteresarse

Obtener estos estados mentales es logrado mediante un proceso de meditación progresivo. Uno intenta entrar en el espíritu del estado cada vez que es posible, y otras veces pensando en el resultado del estado. Mediante este método, un fuerte y nuevo hábito mental puede ser establecido.

Considera la Carcajada : es la emoción más elevada, pues puede contener a cualquier otra, desde el éxtasis hasta la angustia. No tiene opuesto. El llorar es tan sólo un dispositivo que limpia los ojos y que conjura la asistencia a los niños. La carcajada es la única actitud aconsejable en un universo que es una broma acerca de sí mismo.

El Truco es poder ver ese chiste incluso en los eventos neutrales e insignificantes que nos rodean. No es nuestro objetivo cuestionar la aparente falta de buen gusto del universo. Busca la emoción de la carcajada en lo que da placer y sorprende, búscala en lo que resulta neutral e insignificante, búscala incluso en lo que es horrible y revulsivo. Aunque al principio pueda ser forzado, uno puede aprender a devolverle una sonrisa a todas las cosas.

No Aferrarse / No Desinteresarse es lo que mejor describe al estado mágico de actuar sin ansiedad por el resultado. Es muy dificil para los humanos decidirse a hacer algo y hacerlo por eso mismo como causa. Y justamente esa es la habilidad necesaria para ejecutar actos mágicos. Esto tan sólo es posible lograrlo con la atención dirigida a un sólo punto. El Aferrarse es entendido tanto en su sentido negativo como en el positivo, pues la aversión es su otra cara. El Aferrarse a un atributo de uno mismo, a la propia personalidad, a las propias ambiciones, a las propias relaciones con otra gente, o a las experiencias sensoriales -o igualmente, la aversión por cualquiera de estas cosas- tan sólo podrá limitarte.

Por el otro lado, es fatal el perder interés en estas cosas, pues ellas son el propio sistema simbólico o la realidad mágica. La idea es intentar tocar las partes sensitivas de uno con delicadeza, para impedir que la mano arruinadora roce el deseo o el aburrimiento.

En adición a estas dos formas de metamorfosis, existe una tercera forma, que es más activa, y que involucra a los hábitos diarios de cada uno. Por más inocuos que parezcan, los hábitos en el pensamiento, la palabra y la acción son el ancla de la personalidad. El mago tiene como meta subir a bordo ese ancla y navegar libremente en los mares del caos.

Para practicar esta tercera forma de metamorfosis, elige cualquier hábito menor que tengas y elimínalo de tu conducta; al mismo tiempo, adopta cualquier otro hábito elegido al azar. Lo que elijas no debe ser algo con significancia espiritual, egocéntrica o emocional, ni tampoco debes elegir algo en lo que fracasarás. Persistiendo en ésta práctica serás capaz de lograr virtualmente cualquier cosa.

Todos los trabajos de metamorfosis deben ser anotados en el diario mágico.
 Peter Carroll

No hay comentarios:

Publicar un comentario