martes, 24 de enero de 2012

Algo respira dentro de ti y te mantiene vivo



Algo respira dentro de ti y te mantiene vivo
En Oriente, se suele decir que cuando nace un niño, la duración de su vida
esta predeterminada por el numero de respiraciones asignadas, y no por el numero
de años. Por lo tanto según esta visión, si respiras más despacio, vivirás más
tiempo y más sano.
Los yoguis señalan que la acción de la respiración junto con la cadencia,
ritmo y ratio de cada inhalación y exhalación, determina cómo el cuerpo y la mente
usan esa energía.
“Cada respiración te es dada, tu no respiras, algo dentro de ti respira. Desde
que naciste has estado respirando, sin descanso, sin vacaciones, mientras estás
despierto o dormido. Algo respira dentro de ti y te mantiene vivo.
Algunos llaman a esta poderosa energía que respira dentro de ti, Dios.
La respiración es el delicado hilo que te une a ti con el Único, con quien ha creado
el universo entero (incluidos tú y yo). Cada inhalación que recibes es un
recordatorio, una reafirmación de la divina y eterna presencia dentro de ti."
Darse Cuenta de la respiración
La respiración nos ayuda a identificarnos con nuestra naturaleza básica. Nos
damos cuenta que no somos sólo un cuerpo. Nuestro cuerpo es un contenedor que
da forma a nuestra energía. Nuestra respiración trae la energía que da vida a
nuestro cuerpo.
Darse cuenta de la respiración nos ayuda a mantenernos presentes en el
momento. La respiración enciende literalmente nuestro fuego con el oxígeno nuevo
que entra. El prana o la fuerza de la vida en la respiración, es el combustible básico
que nutre nuestro cuerpo y limpia nuestra mente; alivia y tranquiliza nuestras
emociones.
La respiración es vida, no es el aire lo que nos mantiene vivos, sino la
esencia sutil que contiene, que lleva la energía de la vida. La energía de la vida es
llamada Prana.
Cuando respiras más lento, menos de ocho respiraciones por minuto,
estimulas la glándula pituitaria. La pituitaria es la glándula maestra, pero además es
la pasarela a la intuición. Cuanto más segregue la pituitaria, la intuición se hace
más accesible y activa. Esto quiere decir que se es más consciente de las acciones
que se toman. Se encuentra mayor guía interior, directa, un conocimiento
instantáneo de simplemente saber que se hace más frecuente, fuerte y claro
“LA RESPIRACIÓN Y LA MENTE BROTAN DEL MISMO LUGAR, Y CUANDO
UNO DE ELLOS ES CONTROLADO, EL OTRO TAMBIEN ESTA
CONTROLADO.”
INSPIRAR: Significa recibir, abrirse a todo lo que nos rodea, estar disponible.
RETENER: Significa asimilar, digerir, transformar, creer en las posibilidades de
uno mismo.
ESPIRAR: Significa ejecutar, realizar, atreverse a tener iniciativas, hacer
proyectos y llevarlos a cabo.

Coloque una mano sobre el
abdomen a la altura del diafragma. Inhale y exhale lentamente. El abdomen deberá
expandirse mientras inhala y contraerse al exhalar. Trate de tomar conciencia y
compenetrarse con este movimiento.
Inhale lentamente, expanda el abdomen, después el tórax, y finalmente la porción
superior de los pulmones. Luego, deje salir el aire de la misma forma, dejando que
el abdomen ceda a medida que exhala

No hay comentarios:

Publicar un comentario