martes, 26 de abril de 2011

Magia Azul




Magia Azul
La abundancia no es medida en términos de activos, sino más bien en términos de cuánto control sobre la gente y lo material, y a fin de cuentas las propias experiencias, se logra por las actividades económicas. El dinero es un concepto abstracto usado para cuantificar la actividad económica, de tal manera que es una medida de cómo de bien controlas tus experiencias con el dinero. Asumiendo que las experiencias variadas, excitantes, inusuales y estimulantes son preferibles a las tediosas, y que ellas tienden a ser caras por esta razón, entonces el problema principal de la mayoría de la gente es encontrar una forma altamente eficiente de obtener dinero que tenga las cualidades agradables de más arriba. La meta de la magia de la abundancia es establecer un gran volumen de dinero que permita las experiencias agradables en ambas fases, la de entrada y la de salida. Esto exige lo que es llamado la Consciencia del Dinero.
El dinero ha adquirido todas las características de un ser "espiritual". Es invisible e intangible, el sistema monetario, los billetes y los números electrónicos no son dinero. Son meramente representaciones o talismanes de algo que los economistas no pueden definir coherentemente. Aunque es intangible e invisible en sí mismo, puede crear poderosos efectos sobre la realidad. El dinero tiene su propia personalidad y gustos idiosincrásicos, evita a aquellos que lo blasfeman, y fluye hacia aquellos que lo tratan en la forma que le gusta. En un entorno conveniente incluso se reproducirá. La naturaleza del espíritu del dinero es el movimiento, al dinero le gusta moverse. Si es amontonado y no usado, lentamente muere. El dinero pues, prefiere manifestarse como rendimiento más que como valores no explotados. Los excedentes de dinero deberían ser reinvertidos por placer inmediato como una evocación supletoria, pero la verdadera consciencia del dinero encuentra que incluso sus placeres hacen más dinero. Cobra consciencia del dinero para disfrutarlo. Aquellos con consciencia del dinero son generosos por naturaleza. Ofréceles una inversión interesante y te ofrecerán una fortuna. Simplemente no les preguntes por las pequeñas donaciones de dinero.
La consecución de consciencia del dinero y la invocación de la autoabundancia, consisten en la adquisición de un meticuloso conocimiento de las predilecciones del espíritu del dinero y una minuciosa exploración de los deseos personales. Cuando ambos han sido comprendidos, la abundancia real se manifiesta sin esfuerzo alguno.
Tales invocaciones deben ser manipuladas con cuidado. La gnosis azul de la abundancia y el deseo crean demonios tan fácilmente como dioses. Muchos hombres de éxito y cursillos de ventas se concentran sobre la creación de un deseo histérico por el dinero, acompañado con un deseo igualmente hipertrofiado de los meros símbolos de la abundancia, más bien que las experiencias que los jugadores realmente quieren. Trabajar como un poseso maníaco todos los días por el cuestionable placer de beber hasta cerca de perder la consciencia con champán de cosecha cada noche, es haber perdido totalmente el punto y haber entrado en una condición de antiabundancia.
Sin embargo, la mayoría de aquellos que son pobres en las sociedades relativamente libres donde otros son ricos, deben su pobreza o a una falta de comprensión de cómo se comporta el dinero, o a sentimientos negativos que tienden a repelerlo. Ni la inteligencia ni la inversión de capital son requeridos en un alto grado para volverse opulento. La popularidad de las historias sobre la miseria y el infortunio de los ricos, son testimonio de los ridículos mitos prevalecientes entre los pobres, de que los ricos son infelices. Antes de comenzar trabajos de magia azul es esencial examinar seriamente todos los pensamientos y sentimiento negativos sobre el dinero y exorcizarlos. La mayoría de la gente pobre que gana en la lotería, y solamente los pobres lo hacen, se las ingenian para no tener nada que mostrar de lo ganado un par de años después. Es como si la fuerza subconsciente de algún modo se desembarazara de algo que sienten que realmente no merecen o quieren. La gente tiende a tener el grado de riqueza que profundamente creen que deberían tener. La magia azul es la modificación de esa creencia a través de la promulgación ritual de creencias alternativas.
Los rituales de magia azul pueden así involucrar exorcismos de las actitudes negativas hacia la riqueza, exploraciones adivinatorias de los deseos más profundos de uno mismo, e invocaciones de la autoabundancia y el espíritu del dinero durante las que el nivel subconsciente de riqueza es ajustado por la expresión ritual de un nuevo valor, y afirmaciones de nuevos proyectos para la inversión de los recursos y esfuerzos son hechas. Himnos y encantamientos para el dinero pueden ser enviados. Cheques de sumas sorprendentes pueden ser escritos para uno mismo, y los deseos pueden ser proclamados y visualizados. Varias formas divinas tradicionales con un aspecto de prosperidad pueden ser usadas para expresar la autoabundancia, tales como Júpiter, Zeus y los míticos Midas y Croesus.
Los hechizos simples de dinero raramente son usados en la moderna magia azul. La tendencia a día de hoy es lanzar hechizos diseñados para acentuar los esquemas diseñados para hacer dinero. Si uno falla en suministrar un mecanismo a través del cual el dinero pueda manifestarse, entonces o no ocurrirá nada o el hechizo encarnará por extraños medios, tales como una herencia por la prematura muerte de un muy amado pariente por ejemplo. La magia azul seria nunca es intentada para formas convencionales de juego. El juego convencional es una forma cara de comprar experiencias que no tiene nada que ver con el incremento de la propia riqueza. La magia azul es una materia de inversión cuidadosamente calculada. Solamente un loco sería capaz de idear una inversión que ofrezca mejores posibilidades que las formas convencionales de juego.



Peter Carroll


No hay comentarios:

Publicar un comentario