viernes, 22 de abril de 2011

LA MENTE ESTÁ POR ENCIMA DE LA MATERIA


LA MENTE ESTÁ POR ENCIMA DE LA MATERIA
Por William Arntz, Betsy Chasse, Mark Vicente
"Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado. La mente lo es todo. Nos convertimos en lo que pensamos" BUDA

Y bien? ¿Es verdad? ¿Está la mente por encima de la materia o es una experiencia engañosa propia de gente insatisfecha y esquizofrénica que considera la vida tan aburrida que tiene que inventarse que el mundo sólido tiene propiedades fantásticas? ¿No quieres saber si hay alguna prueba de que eso es así?

¿No es ésta acaso una pregunta de la que todos, todos queremos saber la respuesta? Sabemos que la materia influye en la mente, que la materia está por encima de la mente.

Veamos un experimento sencillo que puede probarlo:
• Fíjate en tu estado mental.
• Levanta un gran piano, de cola o vertical, un metro por encima de ti. •
Déjalo caer.
• Fíjate en tu estado mental.
Verás que tu estado mental al principio del experimento difiere completamente del que tienes al final, a no ser que seas Roger Rabbit, el Pato Lucas o el Coyote. No es sorprendente porque la materia es algo sólido y sustancial, mientras que la mente es efímera, vacía. ¿De acuerdo? El método científico
El ejercicio anterior no era tan sólo un experimento mental, sino la piedra angular de la ciencia: el método científico. Tal y como explica el doctor Jeffrey Satinover: El método científico es el método humano de investigación más objetivo que ha existido nunca.
Es absoluto, no es propio de ninguna cultura, ni de ningún sexo; es una herramienta de trabajo poderosísima para investigar la realidad, y está al alcance de cualquiera que desee utilizarla. Expuesto de una manera sencilla, el método científico es el siguiente: se toma una teoría, se idea un experimento que demuestre la teoría de manera que se eliminen todas las influencias externas, se lleva a cabo el experimento y, si contradice la teoría, se busca una nueva teoría. Afrontémoslo: hoy en día, nos dirigimos en primer lugar a la ciencia para que nos responda sobre la realidad.

El que la mente esté por encima de la materia es un punto controvertido en la ciencia moderna. Otro experimento: pregunta a diez personas si quieren saber si existe alguna garantía científica que avale el concepto de que la mente está por encima de la materia. (Ni que decir tiene que si fuera una realidad que la mente está por encima de la materia, entonces su aceptación por parte de la gente haría que le fuese mucho más fácil llevarla a cabo).
Arrojar el guante Hemos estado hablando de paradigmas y de la resistencia natural al cambio, pero la ciencia, al fin y al cabo, está gobernada por los científicos, y los científicos son personas. En una conferencia reciente, John Hagelin comentaba a los asistentes: «Se equivocan si piensan que los científicos son objetivos y exactos».
Hablemos con franqueza. Los prejuicios han invadido la comunidad científica en lo que se refiere a la investigación psíquica, a las actividades paranormales y al ámbito de "la mente por encima de la materia", lo cual supone una afrenta a la metodología misma que exponen. ¿Por qué nos preocupa? Porque mucho de lo que acontece en nuestro mundo se basa en el entendimiento científico actual. Y la historia de la ciencia nos dice algo grande: una vez que la ciencia realmente aborda algo, avanza de forma imparable y descarta teorías y conjeturas hasta que encuentra las que casan con la evidencia probada en los experimentos.
El doctor Dean Radin lleva muchos años realizando experimentos en el Instituto de Ciencias Noéticas y luchando en primera línea para que la ciencia reconozca la evidencia sobre el fenómeno psíquico y místico, básicamente que la mente está por encima de la materia.

Prefiero presentar pruebas. Son mucho más evidentes de lo que crees, y hay más de las que piensas. Así pues, adopto una postura agresiva y a la vez emprendo una acción para corroborarla y digo que hay algo que contemplar, así que ve y contémplalo... Una vez que has empezado realmente a prestar atención, a la evidencia en este caso, te das cuenta de que la teoría filtra todo lo que contemplas en un sentido probatorio. De modo que si tu teoría es que no puede existir, es que no estás contemplando las pruebas de la manera adecuada.


Los experimentos

Como dice Radin, hay muchas pruebas de que la mente está por encima de la materia. Por ejemplo, los experimentos de los Generadores de Acontecimientos Aleatorios (REG) centrados en la intención. Esos aparatos (a veces llamados Generadores de Números al Azar) son básicamente un cara o cruz electrónico. Se basan, bien en un simple acontecimiento cuántico, como pueda ser la descomposición radiactiva, o bien en un compuesto de muchos acontecimientos cuánticos en cascada, el clásico "ruido" que generan los circuitos electrónicos.

Radin nos cuenta su experiencia con estos experimentos:
Cuando Francis Bacon desarrollaba la ciencia empírica, allá por el siglo XVII, mencionó como posibilidad [...] los dados. Cada vez que un dado rueda, se puede seguir la pista hasta los acontecimientos cuánticos que hicieron que cayera sobre una cara y no sobre la otra. Si rueda unas cuantas veces, se convierte básicamente en una incertidumbre mecánica cuántica.

Cuando apareció la electrónica, alguien tuvo la idea de hacer una simulación de los dados en circuitos electrónicos. Fue un hallazgo útil porque hizo que fuera muy fácil medir lo que estaba sucediendo y que se pudiera grabar automáticamente.

En otras palabras, una vez que la electrónica entró en juego, se pudo confiar en la máquina para grabar las observaciones, con lo cual se eliminó el error humano. Como resultado, no sólo se lograron observaciones y grabaciones precisas, además se produjo una explosión de experimentos REG.

En las últimas cuatro décadas aproximadamente, se ha repetido cientos de veces un tipo de experimento con números al azar utilizando un generador aleatorio que sólo produce secuencias de ceros y unos, como echar algo a cara o cruz. Simplemente se pide a alguien que apriete el botón que produce doscientos bits, pero que intente que se produzcan más bits unos que bits ceros.

Al repasar toda la documentación obtenida en los cientos de experimentos efectuados, se puede hacer una única pregunta: ¿importaba que la gente intentara inclinar el generador hacia los unos o hacia los ceros? Y la respuesta general es que sí, que importa. De un modo u otro la intención está relacionada con la operación o con el producto del generador de números al azar. Si quieres más unos, de alguna manera el generador produce más unos.

... El análisis final da cincuenta mil contra uno. En contra de la probabilidad (porque los generadores tomaron la dirección que tomaron, la de la intención) el resultado es de cincuenta mil contra uno.

Los hallazgos del doctor Radin han sido calificados de "simples estadísticas". Ahora bien, la función de onda cuántica consiste precisamente en la probabilidad de encontrar estadísticamente una partícula en un lugar dado en un tiempo dado. Así que si esto supone un problema, está en buena compañía, en todo caso.

Los generadores de acontecimientos aleatorios y la mente colectiva

¿Recuerdas el juicio de O. J. Simpson? Cómo olvidarlo, con cientos de miles de personas esperando el veredicto. Para Dean Radin, Roger Nelson y Uick Showpe, fue la oportunidad de comprobar si, además de la intención, la coherencia de las mentes podía sacar de la aleatoriedad al generador REG.

¿Qué pasaría si cientos de miles de personas centraran repentinamente toda la atención en algo? Y resultó que un mes después de hacerme esta pregunta, tuvo lugar la lectura del veredicto de O. ]. Simpson. No es frecuente en la historia de la humanidad que se sepa con mucha antelación que, en una fracción de segundo, se va a emitir en directo el veredicto culpable o no culpable. Iba a suceder algo muy interesante que iba a atraer la atención de cientos de millones de personas.

Decidieron grabar el acontecimiento con generadores de números al azar. Los científicos esperaron para ver qué pasaba.

Pusimos en marcha los generadores y después evaluamos los resultados; indudablemente vimos un pico de una ventaja de mil a uno, en dos momentos: el primero, cuando la cámara se dirigió desde el exterior del palacio de justicia al interior de la sala; el otro fue cuando se leyó el veredicto. Se produjo un gran pico de coherencia en los cinco generadores a la vez.

El pico de coherencia se refiere a la representación gráfica de la aleatoriedad. El REG normalmente recoge un 50 por ciento de unos y un 50 por ciento de ceros, de modo que la gráfica de 1 contra 0 es una línea recta. Pero, por alguna razón desconocida, cuando millones de personas se concentraron en el mismo hecho, esa línea uniforme se desvió del 50/50 justo en el momento dramático en que se fijó la atención. Esto contradice la premisa básica de la teoría cuántica, según la cual los acontecimientos cuánticos son puramente aleatorios.

Desde entonces, Radin y su colegas lanzaron el Proyecto de Consciencia Global. Es un experimento en el cual los REG de los laboratorios del resto del mundo funcionan veinticuatro horas diarias y, cada cinco minutos, envían los resultados a un servidor situado en Princeton. Se han registrado picos significativos durante acontecimientos tales como el efecto del año 2000, el 11 de septiembre y el funeral de la princesa Diana.


Aparatos electrónicos que graban la intención (IIED)

Bill Tiller fue jefe del departamento de Ciencias Materiales de la Universidad de Stanford. Años atrás decidió abandonar la dirección del departamento para centrarse en "esos otros temas". Se dispuso a verificar experimentalmente si la intención humana afecta o no a los sistemas físicos: si afecta realmente a un atributo macroscópico de la materia y no se limita "sólo" a destruir una función de onda o dos, o "sólo" a alterar algún que otro acontecimiento cuántico aleatorio.
Para ello construyó un IIED. Consiste en una sencilla caja, con unos cuantos diodos, un oscilador, un E-prom, resistencias y condensadores eléctricos. Después:

Se coloca encima de una mesa, alrededor de la cual se sientan cuatro individuos con un completo dominio de su yo interno, que se sumen en una honda meditación. Utilizando la mente y la intención, limpian el entorno y lo convierten en un espacio esencialmente sagrado. Entonces, uno de los cuatro expresa en voz alta la intención específica del experimento.

La intención tiene que influir en el objetivo concreto del experimento: aumentar o disminuir en un punto el pH de agua purificada; o aumentar la actividad termodinámica de una enzima hepática específica, la fosfatasa alcalina; o influir en un experimento con larvas de mosca de la fruta para aumentar la proporción de energía en las moléculas de su cuerpo. Hemos utilizado estos aparatos en los cuatro experimentos y hemos tenido un éxito enorme.

Además de las cajas con la intención ya grabada, se preparan otros mecanismos de "control" que no graban. Se envuelven por separado en papel de aluminio y se envían a un laboratorio situado a miles de kilómetros de distancia. Luego ambos tipos de cajas, las de control y las grabadas, se colocan a unos quince centímetros del objetivo y se encienden. Las cajas tardan entre tres y cuatro meses en "poner el espacio en condiciones, en un estado más simétrico". Es decir, en un estado en el que puedan funcionar. El hecho fundamental es que "se producen contrastes marcados en cada pareja de cajas y en todas ellas (colectivamente). Se producen grandes resultados con probabilidades estadísticas que superan una entre mil".

¿Qué importancia tiene un punto en el pH? El doctor Tiller dice que "si el pH de tu cuerpo cambia en un punto entero, te mueres".

En cuanto se refiere a la aceptación del experimento, nos comenta lo siguiente: "Los científicos normales tienen dificultad en contestar... se sobresaltan de repente. Se les nublan los ojos y preferirían no continuar la conversación".

Mensajes del agua

El doctor Masara Emoto ha causado gran sensación con su libro Mensajes del Agua. El libro muestra fotografías impresionantes de cristales de agua congelados tras haber sido sometidos a estímulos no físicos. Comenzó sometiendo los cristales de agua a la música. Como la música afectó claramente al tamaño y a la forma de los cristales de agua, comenzó a considerar la consciencia.

El doctor Emoto marcó botellas llenas de agua con letreros que expresaban emociones humanas e ideas. Algunas eran positivas, y otras eran negativas. Y, contrariamente a lo que dice el saber científico preponderante, el agua respondió a esas manifestaciones de la consciencia, aun cuando las palabras no creaban acciones físicas medibles. El agua con mensajes positivos formó bellos cristales, el agua con mensajes negativos formó cristales feos y deformados.

El agua es lo que une a toda la humanidad, y de hecho a toda la vida. Nuestro cuerpo es agua. La superficie del planeta es agua en una gran proporción. En su brillante disertación, Emoto llega hasta el núcleo del elemento físico que la vida tiene en común. Si la vida (nosotros) puede afectar a lo físico, parece de lo más natural que esto se manifieste en el agua.

Como queda claro de todo lo anterior, la comunidad científica tiene un gran trabajo por delante. Se han llevado a cabo muchos experimentos y otros muchos están teniendo lugar. Se publican los resultados y, mientras tanto, la mayoría de la gente todavía quiere saber: ¿es real que la mente está por encima de la materia? Si los pensamientos pueden hacer eso al agua, ¡imagínate lo que pueden hacernos a nosotros!


¿Está la mente por encima de la materia?

Suponiendo que el hecho de que la mente esté por encima de la materia sea una característica de la realidad, y que, como ya hemos probado o al menos hemos intentado convencerte con el experimento mental del piano, que la materia esté por encima de la mente sea también una característica de la realidad, ¿qué significa?

Como señala Ramtha, es una perspectiva esencialmente dualista. El dualismo impregna estos conceptos: sujeto/objeto, interior/exterior, ciencia/espíritu, consciencia/realidad. ¿Y si la mente es lo mismo que la materia y, por lo tanto, la materia es lo mismo que la mente?

Hay veces, como en este caso, en que la sugestiva fuerza de la física cuántica es realmente arrolladora. El hecho de que la materia acabe pareciendo información ¿demuestra la teoría de que la mente es lo mismo que la materia? Bueno, lo cierto es que no la refuta y, de hecho, parece sugerir que va en la dirección adecuada.


Lo sugiere del mismo modo en que un piano que te cae sobre el pie te sugiere dolor. Sugiere que el mundo no es dual, como lo sugieren también el observador (consciente o no) influyendo en lo observado y las partículas conectadas a través del universo. Más que sugerirlo, lo demuestra. Se acabó el sueño de Newton del universo dividido. Con este espíritu de acción afirmativa positiva, todos pensamos: ¿¡qué vamos a hacer con esto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario