lunes, 7 de febrero de 2011

Vida Mágica de Gareth Knight


Vida Mágica", Charla dada por Gareth Knight en Leaping Hare Conference, Hig Woods, Colchester, 1º de Abril 2006, publicada en Gareth Knight News & Ideas


Se me pidió hablarles hoy acerca de mi vida mágica, aunque no estoy seguro de que sea mucho más mágica que la de cualquier otro. Ciertamente parece que se ha desarrollado durante un largo tiempo, lo que significa que no puedo incluir mucho de ella en una tarde. Y podría muy bien extenderme hasta la noche, simplemente tratando de definir lo que la magia es, dejando de lado lo que pudiera haber sido mi particular desarrollo en ella, en público o privado.
De todos modos, puedo decir que cualquiera que tiene una inclinación hacia la vida mágica es bastante propenso a buscar profecías, portentos y el significado profundo de las cosas. Por lo tanto me intriga un tanto haber sido invitado a hablar en este lugar particular, en High Woods, Colchester. Sin saberlo me trajeron de nuevo cerca de donde empezó mi vida – pasado mañana harán setenta y seis años.
Nací el 3 de abril 1930 en Mile End, al otro lado de estos campos, en lo que solía ser llamado Candy Meadows, pero que me imagino que es ahora una zona de viviendas. Y recuerdo High Woods como una especie de lugar mágico, una extensión de bosque donde, en la primavera, el suelo se cubría en una auténtica niebla de campanillas.
No es que la escena fuera siempre completamente idílica, porque también recuerdo que mi madre y yo fuimos expulsados por un guarda de caza en medio de un picnic familiar, por estar en el lado equivocado de una cerca de alambre de púas. Así es como dos tipos de realidad tienden a chocar una contra otra, tanto en los años treinta, como en la actualidad.
Así que me hicieron retroceder a un círculo completo esta tarde, para llevarme al siguiente anillo de una espiral de experiencia de vida mágica que todavía está por verse. Creo poco probable que haya mucho en él de ir de picnic al bosque. A pesar de que parece que no hay escasez de estacionamiento en Tesco.
Y tengo que decir que últimamente me he vuelto cada vez más consciente de la dinámica de los bosques mágicos, de los campos, y de la Tierra misma. De hecho, de los contornos de la tierra, como alto este punto boscoso, con vistas sobre el valle Colne, la cumbre correspondiente a la ciudad más antigua registrada en Inglaterra, Camulodunum, con su templo de Claudio y , antes de Old King Cole(1), la “vieja alma alegre” con vistas al río Sheepen. Recuerdo bien las cuestas por haber empujado mi bicicleta de mala gana hacia la escuela, a la sombra de la muralla romana, hasta Balkern Hill. Por no hablar del bajarlas corriendo, poniendo en riesgo mi vida e integridad física, en la tarde.
Pero no fue hasta que, ya de joven, me despedí de Colchester que encontré la dirección mágica de mi vida. Cuando, a los veintitrés años, me encontré con un par de libros de Dion Fortune. Uno se titulaba "Las Ordenes Esotéricas y su trabajo" y el otro "La Formación y el Trabajo de un Iniciado". Me golpearon con una fuerza tremenda. Los devoré con avidez, y determiné que fuera cual fuera el lugar del que procedían esas cosas, ese era donde yo debía estar. Si allí había cosas tales como iniciados yo quería convertirme en uno, y si había cosas tales como órdenes esotéricas trabajando entonces yo quería unirme a una de ellas. En consecuencia, me inscribí en el curso preparatorio por correspondencia de la Sociedad de la Luz Interior, me convertí en miembro, y tan pronto como pude arreglarlo, fijé mi residencia en Londres, lo más cerca que pude de la central, y posteriormente trabajé en mi camino ascendiendo grados.
La Sociedad había sido fundada por Dion Fortune unos treinta años antes. Recientemente me han dicho al menos dos fuentes fiables que ninguna persona menor de 30 años parece haber oído hablar de Dion Fortune, en cuyo caso doy mis condolencias a una generación un tanto necesitada. Ella murió hace sesenta años este mes de enero, pero la mayoría de sus libros se imprimen todavía , incluyendo un puñado de novelas de ocultismo, algunas de las cuales se cuentan en la actualidad entre las opciones de un par de empresas cinematográficas. Mi propia vida mágica, tal como es, ha consistido en gran medida en el seguimiento, promoción e investigación de las formas mágicas de las que Dion Fortune fue pionera.
La Magia se ha convertido en una materia respetable en los círculos académicos actuales, y en su historia de la creencia pagana moderna, "El Triunfo de la Luna", el profesor Ronald Hutton cita a Dion Fortune como una de las cuatro figuras modernas, activa entre 1900 y 1950, que él considera han tenido una influencia directa y evidente en ella, y que ha sido reconocida por muchos de sus practicantes como fuente de inspiración.
Bueno, puede ser, aunque tengo que decir que Dion Fortune emitió su red mágica bastante más ampliamente. En su juventud se unió a casi todas las principales organizaciones esotéricas a la vista, desde la Sociedad Teosófica a la Orden Hermética del Amanecer Dorado. Ayudó a Bligh Bond en los esfuerzos psíquicos para ponerse en contacto con los monjes medievales en la Abadía de Glastonbury. Desarrolló una clínica junto con su esposo médico, en la que la curación esotérica se combinaba con la medicina convencional. Escribió y realizó los ritos de Isis y de Pan para la realización pública en el centro de Londres. Organizó el culto público en una capilla privada conocida como la Iglesia del Santo Grial. Y fundó una escuela esotérica que sigue existiendo hoy en día, a través de las puertas de la cual han pasado conocidos escritores y maestros. Y en sus últimos tiempos investigó el yoga kundalini y la tradición artúrica, y habló en plataformas espiritualistas.
Así que cualquier etiqueta colocada sobre ella, ya sea pagana, cristiana o mágica es probablemente algo inferior al total en términos de una lista de descripciones comerciales. Pero así como hay un movimiento hoy para conseguir los supermercados para etiquetar sus productos de color rojo, amarillo o verde según la cantidad de sal o grasa o cualquier otra cosa que estar en sus productos, Dion Fortune ha tendido a marcar sus dulces mágicos con etiquetas diferentes de acuerdo a la ocasión.

Siendo sus colores particulares el rayo verde, el rayo naranja o el púrpura. El Verde de la energía elemental y los contactos con la naturaleza, el naranja de la filosofía hermética y la magia ceremonial, y el Púrpura del misticismo espiritual y religioso.
Tengo que decir que mi propio enfoque de las cosas es igualmente ecléctico. Sin embargo, siendo esta una ocasión en la que, sobre todo, se celebra el lado verde de las cosas, vamos a concentrarnos en ese aspecto particular del camino triple. También resulta ser actualmente, en mi opinión, el más importante y uno que ignoramos para nuestro riesgo.
Hace a penas un mes estaba hablando en la conferencia Quest en Bristol acerca de Dion Fortune y su obra, y sobre todo acerca del legado de sus novelas, que empleó como un medio para presentar los aspectos más prácticos de la magia.

Ella siempre fue muy consciente de la importancia de la tierra, que a menudo aparece en sus novelas. Y de especial interés para el público de la zona oeste será su novela "La Sacerdotisa del Mar", donde aparece un promontorio de tierra que se adentra en el Atlántico hacia el sur de Bristol, cerca de Weston super Mare. Se le conoce como Brean Down, y su heroína mágica, que lleva el evocador nombre de Vivienne Morgan Le Fay, construye un templo dedicado a los poderes del mar y la luna, y realiza su rito de Isis bajo los auspicios de un Merlin interior semejante a la figura conocida como el Sumo Sacerdote de la Luna.
Gran parte de su inspiración para esta novela vino de un trabajo académico publicado en 1903, escrito por una mujer extraordinaria llamada Jane Harrison, quien en un momento en que los estudios clásicos eran un coto exclusivo de hombres anticuados, no sólo tomó por asalto sus Olímpicas murallas, sino que optó por eclipsar a la mayoría de los dioses Olímpicos al concentrarse en la antigua religión primitiva griega de la que habían surgido. Su obra principal, algo formidable titulado "Prolegómenos al estudio de la religión griega”, tuvo gran influencia en Dion Fortune al escribir sus novelas unos treinta años más tarde. Se trataba de un análisis de las dinámicas primordiales de los cultos de Orfeo y Dionisio - y de hecho parte del Rito de Isis de Dion Fortune se deriva claramente de la inscripción en una antigua tableta de oro funeraria e iniciática citada y descrita por Jane Harrison. La interpretación moderna de esta dinámica por parte de Dion Fortune se encuentra en la Sacerdotisa del Mar, que evoca un acercamiento a la diosa de la Tierra interior por parte del sacerdote buscador.

Te hundes, te hundes, te hundes más y más profundoen el eterno y primordial sueño,te hundes, enmudeces, te olvidas y te separas,sumérgete en el corazón más secreto de la tierra interna.Bebe de las aguas de Perséfone,el secreto junto al árbol sagrado.Las aguas de la vida y la fuerza y la luz interior -la alegría eterna extraída de las profundidades de la noche.Entonces levántate, fortalecido, con vida y esperanza renovada,renacido de la oscuridad y la soledad. Bendecido con la bendición de Perséfone,Y la fuerza secreta de Rea, Binah, Ge. Lo que es particularmente significativo de este enfoque es que el aspirante se está dirigiendo hacia abajo, a los infiernos, en vez de hacia arriba hacia un cósmico “Séptimo cielo”(2). En esto, es una precursora de los maestros de los últimos días como RJ Stewart y su libro "La Iniciación del Inframundo", que ha sido objeto de muchos trabajos esotéricos de gran alcance. El mundo subterráneo en cuestión, me apresuro a añadir, no tiene nada que ver con concepciones medievales del infierno, se trata del interior de la Tierra en la que vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. Las tradición de la cual, como RJ Stewart descubrió en su temprana experiencia como músico folk, se consagra en las antiguas baladas de la tradición popular.
Me apresuro a añadir, además, que el “Séptimo cielo” debe excluirse de nuestra visión del interior de las cosas. Porque no hay un lugar para los ángeles en el cosmos, si no es como seres elementales. Y también aquí, en última instancia tenemos que buscar un equilibrio justo en el camino triple de las cosas. Negar los poderes de la Tierra interna es probablemente la causa de muchos excesos del ascetismo en la santidad medieval, la hipocresía y una considerable afectación ineficaz en algunas avenidas de los estudios esotéricos.
Ahora bien, aunque mis amigos en Bristol estaban particularmente interesados en su trabajo como sacerdotisa del rito de Isis, porque la ubicación del templo de la Sacerdotisa del Mar estaba cerca de sus casas, Dion Fortune también celebra otro lado de la polaridad de la Tierra interna. A través de su Rito de Pan, que apareció en su anterior novela " La pezuña de Dios" y que es de particular interés para nosotros, puesto que la ubicación de su inspiración parece haber estado más cerca de nuestro bosque. Ciertamente, sus héroes giran al este más que al oeste cuando conducen fuera de Londres y se encuentran en áreas boscosas, como podrían ser Epping Forest, o Hatfield Forest, si no tan lejos como los High Woods. La granja de Monk, construida sobre las ruinas de una antigua abadía que se había vuelto herética, se ha situado en algún lugar a lo largo de la frontera Essex y Hertfordshire, y con razón o sin ella, la conducción por los alrededores de Takeley Hatfield Heath siempre me hace pensar en ello. Sea como fuere, fue allí donde que Hugh Paston, adinerado miembro de la alta sociedad, abandonado por su esposa y desencantado con sus antiguos amigos, cambia de rumbo para investigar el mundo interior y su propia psique.
Nunca estamos demasiado seguros de quién es quién - y esto es lo que hace que de alguna manera sea su novela oculta más precisa y compleja. ¿Está teniendo recuerdos de una encarnación pasada, o desarrollando una segunda personalidad esquizofrénica, o bien está siendo eclipsado por el fantasma de un monje medieval que fue emparedado por las autoridades en un calabozo por indagar en ritos paganos en vez de estudiar su breviario? Una vez más, detecto la influencia de Jane Harrison cuando los personajes de Dion Fortune especulan sobre la historia del lugar:
"¿Que crees que debe haber significado para estos monjes, encerrados en sus monasterios, el ponerse a trabajar en los manuscritos griegos que el Renacimiento trajo a Europa. Eran cuidadosos con lo que los latinos dejaron entrar en las bibliotecas, ya que los abades de edad podían leerlos. Pero no podían leer a los griegos, de modo que los inteligentes jóvenes en el scriptorium se pusieron a trabajar en ellos - y debieron haber tenido una revelación. Suponiendo que se apoderaran de las "Bacantes", por ejemplo, con las invocaciones a Dionisio. Eso debe haber animado el claustro un poco." Para no extenderme demasiado, parece que el prior debió haber experimentado con algo de esto, y en consecuencia cayó en desgracia con las autoridades y fue emparedado. Por lo tanto, se creía que el espíritu del prior Ambrosius todavía podía andar por el lugar. Hugh Paston, comienza a sentirse eclipsado por él, incluso a sentir que puede haber sido su propia encarnación anterior, y todo esto además de permanecer emocionalmente reprimido en su vida presente. Cualquiera que sea la realidad de los hechos, para bien o para mal, el patético y ascético Hugh, y Mona Freeman, la voluptuosa dama que ha hecho amistad con él se dedican a revivir el espíritu de Pan en el recinto de la antigua abadía.
Uno de los preliminares más sugestivos es una curiosa canción que Mona canta cuando sirve la comida de la mañana, antes de realizar el rito:
Tazón de roble y jarro de barro,Miel de las abejas;Leche de las vacas y vino griego,Oro de trigo de la pradera vecina -Estas ofrendas nuestras, Pan, a ti,Dios con patas de chivo de Arcadia.
Cabeza con cuernos y pezuñas dentadas -Cervatos que buscan y ninfas que huyen -Tocando claro y acercándoteA través de los valles de Arcadia -Estos dones los tenemos de ti,Dios del feliz éxtasis.
Ven, gran Pan, y bendícenos a todos:Bendice el trigo y la abeja.Bendice a las vacas y bendice a la vid,Bendice los valles de Arcadia.Bendice a las ninfas que se ríen y huyen,Dios de toda la fertilidad.
Dion Fortune fue buena describiendo la dinámica de la experiencia mágica. Como se siente. Por supuesto, ella tenía la ventaja de una considerable experiencia personal directa, unida a un don con la pluma. Y cuando empiezan a entrar en la evocación de Pan, se percibe un cambio en la atmósfera dentro de los bosques en los que trabajan:
“Entonces, el lugar comenzó a llenarse de luz, desplazando el calor sofocante, de modo que sólo pensaba en la luz y se olvidó del calor. Fue una curiosa luz, ni de sol ni de luna, ni de estrellas, más plateada que la banda de oro que aún brillaba entre ellos, pero menos que el pálido resplandor de la luna y las estrellas. Y en esta luz se reflejaban todas las cosas. La tierra se extendía hacia el espacio en una gran curva, con su bosque sobre ella. Osciló a través de los cielos en una curva aún mayor, los planetas girando en torno de ella, y estaba rodeada como Saturno con bandas luminosas. Esta era la tierra-aura, y dentro de ella su vida transcurría. Sus yoes psíquicos respiraban en esas bandas de luz como sus seres físicos respiraban en la atmósfera. Y dentro de la tierra se hallaba la tierra-alma, toda viva y sensible, y de ella sacaron su vitalidad ". Hugh piensa que todo esto es fruto de su invocación, pero Mona sabe que estas cosas están ahí todo el tiempo, aunque en nuestro estado normal de conciencia cotidiana no nos damos cuenta de ello. Esa invocación mágica es un proceso de expansión de la conciencia. La apertura de las puertas y la limpieza de las ventanas de la percepción. Y la conexión polar entre los ritos de Isis y el Rito de Pan se revela al final del libro, en una invocación mágica cantada por Mona como sacerdotisa de estos poderes.

Soy la que antes de que la tierra se formóRosa del mar.Oh primogénito Amor, ven a mí,Y permite que el mundo se forme de mí y por ti.
Dador de la vid y el vino y el éxtasis,Dios del jardín, pastor del prado -Portador del miedo, que hace huir a los hombres,Yo soy tu sacerdotisa, respóndeme!
He aquí que yo recibo los dones que me traes -La vida y más vida, en pleno éxtasis.Yo soy la luna, la luna que te acercaré.Yo soy la tierra esperando que te necesita.Ven a mí, Gran Pan, ven a mí!
Y a la llegada del dios, Hugh se da cuenta que el Pan que ha sido evocado no es el dios chivo, ordinario y terrenal, sino el sol. No el sol del sofisticado Apolo griego, sino uno más viejo, más temprano, el sol primordial, el sol de Helios, el Titán. Y recuerda la frase favorita de su maestro oculto "Todos los dioses son un dios, y todas las diosas son una diosa ..." . El Padre de todo es el celeste Zeus – y el silvestre Pan - y Helios el dador de vida. Es todas estas cosas y, habiendo conocido a Pan, un hombre podría pasar a la puerta celestial donde Helios espera al lado de la Aurora de dedos rosados - de Afrodita, la Despertadora, surgida del mar. Y lo mismo ocurre con las invocaciones, que buscan despertar al Pan en el interior, el cual no es sólo un cabrío cósmico. Esto en cuanto a Dion Fortune como una de las pioneras, tal como el profesor Hutton la ha señalado. Pero si ella ha ejercido su función como pionera, ¿qué nos corresponder a hacer a nosotros? La función de un pionero es abrir un camino que puede ser seguido y desarrollado por los que vendrán después. Ella hizo su trabajo. ¿Qué vamos a hacer respecto al nuestro?Bien, yo creo que en gran medida se ha logrado por la consolidación del movimiento moderno neopagano. También me atrevo a creer que también está empezando a incidir en un frente más amplio de la opinión pública. Sin duda en los últimos tiempos es mayor la conciencia acerca de importancia del ser de la tierra.
Hasta cierto punto era esta la idea del científico ambientalista James Lovelock hace unos treinta años, cuando comenzó a ver el planeta como un gran super-organismo que se autorregula química y atmosféricamente para mantenerse en condiciones de soportar la vida. Es decir, que para todos los efectos, es un ser vivo en sí. Siendo científico, lo describió en términos enrevesados como “una tendencia sistémica de biocibernetica universal” y se dejó al novelista William Golding llegar a un nombre más apropiado – Gaia - la diosa griega de la Tierra. La que, en otro de sus aspectos, Mona Freeman evoca en el Rito de Pan.
Así que si concebimos a la Tierra como un gran ser elemental que proporciona los medios para la generación de la vida dentro y sobre ella misma, ¿Qué formas de vida nutre y alimenta? Estas nos incluyen a nosotros mismos, como miembros de la raza humana. También incluye el reino animal en todas sus formas. Y para aquellos que tienen un cierto grado de conciencia psíquica y elemental, junto con la amplitud de visión necesaria para aceptar el hecho, incluye el reino feérico. Según la tradición popular, los mitos y los avistamientos ocasionales, este reino es tan amplio y diverso como el conjunto de las especies animales y las variaciones étnicas de la raza humana. Puede incluir las pequeñas hadas flor que se han colado en los cuentos infantiles Victorianos y en algunas obras de Shakespeare, pero también los grandes "Señores de las colinas huecas" - los Tuatha de Danaan y similares, - los hijos de la diosa Dana.
Hubo un tiempo en que los místicos irlandeses de hace cien años, como George Russell y WB Yeats fueron despreciados por creer en hadas. Pero a pesar del descarado materialismo y hedonismo de nuestro tiempo existe una apertura general sobre la posibilidad de la existencia de tal variedad de seres, aunque sólo se dejen entrar por la puerta trasera de la ficción. Así vemos, contra todo pronóstico comercial, el éxito masivo de las obras de la imaginación mitopoética como "El Silmarillion" y "El Señor de los Anillos" de JRR Tolkien, no sólo en términos de libros, sino últimamente en la producción mundial de películas.
Incluso se encuentra evidencia de la aceptación general de la tradición en las novelas cómicas de Terry Pratchett, que han irrumpido en el mercado de masas a pesar de la temática un tanto esotérica de las brujas de varios grados y, de hecho, de los seres elementales. Como por ejemplo en la hilarante "Lores y Damas". Aquí brujas tradicionales encarnadas por Tata Ogg y Yaya Ceravieja hacen todo lo posible para enfrentar las precipitadas invocaciones de adolescentes aspirantes(3) que han conjurado una reina elfa un poco enojada fuera de un círculo de piedra. Detrás de mucho humor encontramos aquí sabiduría. Mucha reflexión acerca de los mundos internos. En la evocación esotérica tendemos a obtener un reflejo de nuestro propio estado de ser. Este es un principio elemental de la psicología esotérica y la razón por la cual las escuelas esotéricas dan mucha importancia a la pureza de la motivación así como a la madurez espiritual y emocional.
He hablado de la influencia de Dion Fortune sobre mi vida mágica, que floreció media generación antes de mi tiempo, por lo que también es conveniente que hable de uno o dos maestros que vienen media generación después de mi tiempo, y que continuan la amplia tradición en la que creo. A RJ Stewart, a quien ya he mencionado, debemos el concepto de lo que se conoce como el trino o la triple Alianza. Es decir, el reconocimiento mutuo y la cooperación entre el ser humano, el animal y los reinos feéricos. Esta no es una moda de la nueva era, ni de fantasía, pues se apoya con un documento esotérico del siglo 18 en su poder, que cita en dos de sus libros "El Mundo Viviente de las Hadas" y "Poder dentro de la Tierra". Y más recientemente, desarrolla en "El pozo de la Luz", el concepto de una forma de curación espiritual basada en tradición folklórica que implica una relación de trabajo entre el hombre y las fuerzas internas de la tierra o región en que viven.
O, si se quieren las cosas directamente de la mayor autoridad, ahí está el registro de un aparente enfrentamiento entre John Matthews y lo que parece haber sido uno de los Señores en un emplazamiento neolítico en Irlanda, revelado en un libro llamado "El Sidhe - Sabiduría celta del Otro Mundo". Cito un pasaje clave de este mensaje de uno de estos Señores, claramente descontento con la forma en que la raza humana se ha ido configurando:
"Sería mejor que se vieran a sí mismos como aliados de la creación en lugar de sus gobernantes. Eligiendo trabajar en armonía con el mundo natural - como una vez todos los seres vivos lo hicieron - aún pueden restablecer el equilibrio.Si su vida roza otra criatura usted siente algo. Si toma la vida de otra criatura siente algo. No es un gran paso extender esto a sentir algo cuando toca una roca o un árbol, cuando siente la energía de un río o del mar. Muchos sienten estas cosas, sin embargo su raza continuamente excluye estos sentimientos.Tal como colocan anteojeras a sus caballos para que sólo puedan ver al frente, eso mismo han hecho con ustedes mismos, limitando su visión hasta no poder ver nada salvo lo que está delante de ustedes. Sólo cuando se aprende a quitar las protecciones se experimenta la verdadera visión. Deben tratar de conectarse de nuevo a todo, terminar con la separación que han creado para sí mismos.Hay muchas cosas que puede hacer para lograr una nueva conexión. Empiece por advertir el mundo que le rodea. Por una búsqueda auténtica. A ver más allá de la superficie de las cosas, al nivel del Espíritu.En este momento cuando sale a la naturaleza sólo ve la superficie de las cosas. Los árboles, hierba, agua, plantas. Sin embargo, la realidad de estas cosas es mucho mayor. Cuando se sabe.Puede descubrirse de nuevo si realmente se desea. La próxima vez que esté fuera mire a su alrededor. Trate de ver más allá de la superficie la verdadera naturaleza de las cosas que ve. Aunque puede que le resulte difícil hacerlo en un primer momento, con el tiempo usted comenzará a ver más. Si sigue avanzando lo suficientemente lejos y profundo empezará a comunicarse con el espíritu interior de las cosas que está observando. En verdad dejará de ser observador para convertirse en parte de lo que está viendo.Esto es lo que los bardos antiguos de esta tierra querían decir cuando hablaban de “haber sido” una cosa. Esto fue más que una imagen poética, fue una verdad muy real. Sólo volviéndose uno con algo se llega a conocerlo realmente.Al hacer esto comenzará a entender la verdadera naturaleza de las cosas y de su propia relación con ellas. Tal vez entonces, cuando las plantas y las rocas y los animales ya no son cosas sin alma, deje de tratarlos como tales, y cese de tomarlos y usarlos ahora como lo ha hecho por muchas de sus edades.Si está realmente preparado para entrar en una nueva era entonces debe descubrir el modo de realizar los cambios necesarios en la manera de ver las cosas. Sólo cuando lo haya hecho va a ser realmente liberado de la angostura en la que se han puesto ustedes mismos. En este momento ustedes son tan prisioneros como si estuvieran realmente encerrados entre paredes de piedra. Las paredes de su prisión no pueden verse con los ojos, pero aún así pueden ser reconocidas. "
Me parece que esto bien puede ser cierto para la gran mayoría de la raza humana, aunque me atrevo a pensar que puede ser menos cierto para aquellos que estamos reunidos aquí. El hecho de que estamos presentes aquí demuestra que nos damos cuenta de que hay algo más en la vida que la ilusión de superficial – más dura, insolente y autosuficiente sin embargo, de lo que la ilusión de superficie podría parecer. Esto es algo que nos interpela de muchas maneras diferentes. No basta con limitar nuestro interés en esos asuntos a un nivel seguro y puramente intelectual. No se trata de "creer en" hadas y otras formas de conciencia elemental, sino entender qué y quiénes son, de dónde vienen, a dónde van y cuál puede ser nuestra mutua relación. La triple Alianza hace demandas similares en nosotros para pensar en cómo nos relacionamos con el reino animal, la paciencia y sufrimiento del reino animal necesita llegar a nuestra conciencia de un modo fuerte y claro.
Así que debemos despertar y llegar a nuestros compañeros en este globo planetario. Darnos a la tarea de conocer a estos seres que son parte de la evolución de la Tierra interna en grados inferior y superior. Buscar lo que hay dentro de estos mundos paralelos detrás de las apariencias. Y en particular, la oculta expresión evolutiva del mundo feérico que con frecuencia se oculta tras el velo de la fantasía literaria. Todo esto es parte de lo que está comprendido en el Rito de Isis y el Rito de Pan de Dion Fortune, y todo es tal vez una cuestión de tomar en serio la ficción, ya sea la de Dion Fortune, Tolkien, o incluso de CS Lewis en "El león, la bruja y el Armario” que, estemos o no dispuestos a aceptar algún elemento de alegoría cristiana dentro de la obra, representa sin embargo una unión y cooperación entre humanos, animales y seres feéricos contra las fuerzas de la involución. Y quién sabe si algo de lo angélico no puede encontrarse también en alguna parte de esto.
Así que todo lo que se tiene que hacer es ir al bosque, en los High Woods, y más allá, en el resto del mundo, con todos tus sentidos y tus facultades imaginativas abiertas. Y a medida que desarrolles tu propia vida mágica , ayudarás y sanarás a tu prójimo, y a la Tierra misma. Todo lo que se requiere es el valor de ser sorprendido

No hay comentarios:

Publicar un comentario