martes, 1 de febrero de 2011

UN MAGO DEL CAOS


ENTREVISTA DE AVI DAVISA
mediados de los años 70, un tipo llamado Peter J. Carroll y otro llamado Ray Sherwin declararon que era posible alterar la interacción entre las partículas subatómicas del universo cuántico a través de la gnosis y la adivinación, creando en consecuencia una teoría, la Magia del Caos, construida sobre las bases de la física avanzada, el chamanismo y la teología esotérica. La pareja reclutó a unos cuantos colegas del East London introducidos en la escena ocultista, fundando con ellos una orden, los Iluminados de Thanateros, como una alternativa a las míseras ordenes existentes hoy en día. Con el paso de los años, los intereses de Carroll derivaron hacia el concepto del tiempo tridimensional, culminando sus investigaciones con el desarrollo del “Modelo Hyperwarp 6D”, una hipótesis cuya confirmación él espera que suponga sustanciales avances en el diseño de naves espaciales y la parapsicología. Nos pusimos en contanto con Pete para preguntarle de qué van todas estas grilladuras. Intentar descifrar sus respuestas hizo que nuestros cerebros quedaran como si hubiéramos esnifado desatascador de cañerías.
IIlustración sacada del libro Liber Null & Psychonaut: An Introduction to Chaos Magic (Weiser Books)
Vice: Bueno, señor mago, ¿qué clase de trucos sabe hacer?Peter J. Carroll: Existen una serie de técnicas interiores para inducir estados alterados de conciencia y alcanzar un estado mental elevado.
La mayoría de estas técnicas han perdurado desde los días del antiguo chamanismo, e incluyen el yoga, el tantra, las sustancias psicoactivas, el sexo, cánticos y percusión rituales, el baile extático y el viaje onírico.
La Magia del Caos las emplea para entrar en un estado gnóstico. El mago, o la maga, se concentra no en una representación directa del deseo sino en una representación abstracta o analógica, y emplea después algunas formas de gnosis para que el subconsciente, que es más poderoso que el estado de consciencia, entre en activo y actualice sus deseos.¿Personalmente, cómo alcanza usted un estado gnóstico?
Mis tres mejores gnosis son la estimulación sexual—en solitario o en pareja—, la ira—me encanta ponerme furioso-, y la apofenia, un estado en el que entro mediante la abstracción mental, la meditación o la privación de sueño.
¿Cuál es la razón de que tanta gente se interesara por el ocultismo en los años 70? Fue como si todas las mamás de barrios suburbanos echaran el tarot mientras sus maridos leían libros sobre Satán.A finales de los años 60 se renovó el interés por el ocultismo a raíz de la reedición de los trabajos de gente como Aleister Crowley, Eliphas Lévi y Austin Spare. También obras medievales como los Grimorios y los libros del Amanecer Dorado se hicieron de nuevo disponibles y varios autores empezaron a escribir acerca de versiones modernas de la brujería antigua. De este ecléctico cajón de sastre surgieron muchas ideas nuevas que ponían más énfasis en las técnicas que en el simbolismo.
Fue una época bastante salvaje y experimental en la que se mezclaban las togas y los desnudos rituales, castillos, cuevas, noches en el bosque, sótanos con decoraciones extrañas, sacramentos bizarros, prohibición de la risa, trabajo duro… Fue divertido.
Se celebraron unas cuantas fiestas fantásticas. Fueros tiempos muy creativos.
¿La Magia del Caos entra dentro de la magia blanca o la magia negra?
La mayoría de Magos del Caos probablemente te dirán que no entra en una ni otra categoría. Sería más bien una magia multicolor, abierta a experimentar tanto con los hechizos de amor como con el mal de ojo y las más elevadas formas de misticismo.Además del estado gnóstico practica la adivinación.
¿Cuál ha sido su experiencia adivinatoria más exitosa?
Aún estoy esperando resultados que confirmen mi más grandioso experimento de adivinación. Hace 18 años dirigí a un grupo de 30 magos, la mayoría alemanes, en un intento de enviar una sonda hacia atrás en el tiempo hasta el instante del Big Bang. Nos envió imágenes, que vimos esa misma noche en nuestros sueños. Por aquel entonces todos aceptábamos la interpretación cosmológica del Big Bang.
Asombrosamente, todos los que participamos en el experimento coincidimos en que las imágenes que habíamos visto en sueños mostraban un universo más o menos idéntico al actual. En los años transcurridos he desarrollado fórmulas matemáticas e interpretaciones que expliquen aquel resultado.
La confirmación de que el universo es una hiperesfera rotatoria validaría nuestros hallazgos. Quizá en el plazo de una década tengamos esa confirmación.Una hiperesfera rotatoria, vale. Sus últimos trabajos se centran en el concepto del tiempo en tres dimensiones.
¿Tiene esto alguna relación con los viajes cósmicos?
Yo describiría el tiempo tridimensional más como una deducción que he hecho a partir de la observación que como una creencia. Sólo me puedo referir a los efectos mágicos que he observado asumiendo que la probablidad reside en los ángulos rectos del tiempo tal como lo percibimos.
¿Mande?
Hay que recordar que nuestro pasado o pasados existen sólo en el presente, en un mom
ento concreto de observación como evidencia física. Cualquier pasado que haya podido conducir al momento de la observación ha de tenerse en consideración, pero sólo podemos inferir un cambio en el pasado cuando subsiguientes momentos del presente se salen en una tangente inesperada. No puedes cambiar el momento presente pero sí el “ángulo” desde el que el pasado puede modificar el futuro.
¡Así se habla!
Así pues, su Hipótesis del Hipersalto en 6 Dimensiones podría emplearse en la construcción de una nave espacial de diseño muy superior al posible con la ciencia y física modernas. ¿Qué aspecto tendría?
Hace tiempo bromeaba con mi hija mayor con que si en la universidad era la primera de la clase le regalaría un principio aeroespacial cuando cumpliera 21 años. En breve se graduará, y con las notas más altas, pero el proyecto espacial está por ahora fuera de alcance.
Es obvio que cualquier nave construida a partir de mis teorías necesitaría más de lo que la física actual es capaz de ofrecer.
Los vehículos a reacción y los cohetes del tipo que sea jamás nos llevarán a otros sistemas solares. Los conceptos de física fundamental que he desarrollado en años recientes implican la posibilidad de una tecnología espacial totalmente nueva y factible, pero todavía no puede ser probada. Sin embargo, la búsqueda sigue adelante.
Cualquier ingenio capaz de llevar a una tripulación a otro sistema solar y traerlos a todos de regreso se parecerá más a un ingenio de teleportación o a la nave Tardis que a un cohete.
La Tardis, el Doctor Who… Cómo molaba la serie, ¿eh?
Podéis profundizar en el abstruso mundo de las Artes Mágicas registrándoos para seguir las clases online que ofrece el Arcanorium College (arcanoriumcollege.com). El nuevo libro de Pete, The Apophenion: A Chaos Magic Paradigm, se puede conseguir en librerías especializadas en ocultismo y en la no tan oculta página web Amazon.Read the rest at Vice Magazine: UN MAGO DEL CAOS - Vice Magazine

No hay comentarios:

Publicar un comentario