viernes, 28 de enero de 2011

La creencia y la meta-creencia



Citando al escritor, Peter Carroll,: "Si usted quiere una definición con que la mayoría de los Chaoistas no discreparía, yo diría lo siguiente: Los Chaoistas normalmente aceptan la meta-creencia mas que la creencia, ya que esta es sólo una herramienta para lograr los efectos; no es un fin en sí mismo. La “Meta-creencia” es un concepto importante en la Magia de Caos. Es la idea que la creencia no es más que un estado de mente, y como a tal, puede manipularse a voluntad. La creencia es un estado psicológico que puede ser deliberadamente-manipulado, aunque tiene el poder para delinear nuestra propia realidad, y a veces, la realidad de otras personas también. Es el medio, no el fin, el vehículo, no el destino.
En “El Teatro de Magick”, Ray Sherwin escribió: "El Mago del Caos no cree nada en el sentido de tener fe. Él experimenta para determinar prácticamente si hay algún valor en los postulados que él ha originado o ha tomado prestado en otra parte. Es un hecho que todos nosotros debemos sostener ciertas creencias orgánicas a causa de la conveniencia. Usted cree que las sillas en las que se sienta son reales--la mayoría del tiempo. Esto no es un proceso mental, sino algo instintivo u orgánico sin lo que la vida sería imposible". Este nivel de creencia no es en lo que la meta-creencia está interesada. Más bien, involucra el nivel de creencia que se logra por el método del actor, a veces se ha referido a esto en sentido inverso como la "suspensión de la no creencia".
La práctica de meta-creencia confiere una libertad tremenda y una responsabilidad horrible. Practicar la Magia de Caos involucra la adopción temporal de un sistema de creencias obsesivo que permite la posibilidad de hacer magia para lograr efectos específicos, y después el abandono de ese sistema de creencia al terminar el trabajo. Por lo tanto se pueden se adoptar sistemas de creencia contradictorios cuando se necesiten o se deseen. Para hacer esto (y no volverse loco) es de importancia vital que nadie se crea las creencias o sean que aceptadas como reales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario